sostenibilidad

Vehículo eléctrico: ¿por qué debes apuntarte a la conducción sostenible?

Silenciosos, eficientes y no contaminantes, los vehículos eléctricos son el futuro de la conducción y hacerte hoy con un coche ecológico te comporta ventajas económicas y medioambientales.

La conducción sostenible ya es una realidad. En estos momentos, circulan por las calles y carreteras de España miles de vehículos eléctricos que, a diario, reportan al bolsillo de sus conductores el ahorro económico que implica un menor consumo de energía, al tiempo que están contribuyendo a preservar el planeta al desplazarse en automóviles no contaminantes ni perjudiciales para el medio ambiente. Además, los vehículos eléctricos son más eficientes que el resto y reducen los gastos por mantenimiento. 

Si estás pensando en comprarte un coche eléctrico, lee más sobre sus múltiples ventajas en este artículo y descubre las condiciones de financiación especiales que BBVA ofrece a sus clientes cuando adquieren este tipo de vehículos a través del Préstamo Coche Ecológico.

¿Qué son los vehículos eléctricos?

Los vehículos eléctricos son coches que están impulsados por uno o más motores de electricidad alimentados mediante la energía que se encuentra almacenada dentro de la batería del automóvil. No precisan combustible, ya que solo necesitan un cable y el enchufe donde cargar su batería. Esta característica elimina, por un lado, el ruido procedente del motor de combustión de un coche tradicional en funcionamiento y, por otro, logra que los vehículos eléctricos no contaminen, ya que no emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Además de silencioso, el motor de los vehículos eléctricos es, por lo general, muy sencillo debido a que se compone de no muchas piezas. Sin embargo, este tipo de coche demuestra una eficiencia altísima, cercana al 90%, a la hora de convertir en movimiento la energía que consume; el 10% de energía restante se pierde en forma de calor, a través de las ruedas o en la transformación de la electricidad. Ningún otro coche, convencional o híbrido, alcanza este grado de eficiencia.

¿Cómo cargar las baterías de los vehículos eléctricos?

Dependiendo de cada automóvil, los vehículos eléctricos tienen el puesto de carga ubicado en la parte delantera del coche, o en la trasera. A la hora de enchufar un vehículo eléctrico para cargar su batería, el cable siempre debe conectarse primero al punto de carga y luego al coche

De forma habitual, los vehículos eléctricos traen consigo dos tipos de cables

  • Uno para proceder a la carga en el domicilio, o carga lenta.
  • Un segundo (opcional en ciertos modelos) destinado a la carga semi-rápida y rápida. Una operación que dura más o menos tiempo dependiendo de la potencia eléctrica que se emplee en los puntos habilitados, por ejemplo, por ayuntamientos o centros comerciales.

Principales ventajas y desventajas de tener un vehículo eléctrico

Circular usando un vehículo eléctrico reporta una serie de ventajas de las que no disponen el resto de los automóviles. Cada vehículo eléctrico cuenta con la Etiqueta Ambiental 0 Azul que otorga la Dirección General de Tráfico (DGT). Se trata de un distintivo que da acceso permanente al centro de los núcleos poblacionales y ni siquiera los protocolos anticontaminación afectan a la utilización de este tipo de medio de transporte. 

Otro de los beneficios de desplazarse en vehículo eléctrico pasa por poder aparcar de forma gratuita y sin franjas horarias en las plazas de ‘parking’ del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). Además, aunque el conductor no viaje acompañado, tiene siempre habilitada la opción de circular por los carriles bus-VAO, lo que supone un importante ahorro de tiempo en caso de atasco. En determinados peajes, los vehículos eléctricos disponen de una tarifa reducida.

Estos dos ejemplos, representativos de los muchos beneficios que reportan los vehículos eléctricos, contrastan con una serie de desventajas que generan dudas a la hora de adquirir un modelo y otro. La primera, y más representativa, es la carencia de puntos de recarga. Si bien es cierto que su cantidad ha ido aumentando con el paso de los años, esta todavía es insuficiente para abastecer la demanda actual (se espera que sí lo sea en el futuro, dado que el sector está en pleno crecimiento). En el caso de hallar uno disponible, bien en la calle o en un centro comercial, nos encontraremos con la segunda: el tiempo de recarga. Este es todavía muy elevado (la media de un vehículo eléctrico es de entre 5-8 horas) debido a la baja potencia de los puntos en los que se realiza (pocos superan los 50kW, cifra que limita la carga rápida). Además, el punto de recarga suele disponer únicamente de una boca, lo que genera grandes colas y esperas a la hora de servirse.

En tercer lugar, nos encontramos con la autonomía. Hasta hace pocos años, los vehículos eléctricos eran perfectos para realizar trayectos cortos, como los realizados por ciudad. Hoy en día, su nivel de energía a almacenar en las baterías es mayor, lo que le ha permitido recorrer trayectos más largos, en muchos casos, de hasta 500 km. Si bien es necesario que crezca aún más, esta evolución positiva refleja la capacidad que tiene el sector para seguir creciendo hacia el objetivo, ya marcado, de ser la referencia a corto-medio plazo.

¿Qué precios suelen tener los vehículos eléctricos?

A priori, podría considerarse que los vehículos eléctricos tienen un precio de mercado más elevado que los coches tradicionales. No obstante, la adquisición de un automóvil eléctrico supone una inversión a largo plazo. Y es que el menor consumo de energía de estos coches y la sustitución de la gasolina y el gasoil por electricidad reportan un ahorro que termina compensando con creces lo que al principio puede parecer un gasto extra. 

Asimismo, la simplificación del motor, que en los vehículos eléctricos no necesita de aceite ni filtros, conlleva una rebaja en los costes de mantenimiento porque las revisiones del motor de estos coches se convierten en casi inexistentes.

¿Existen ayudas para la compra de vehículos eléctricos?

Respecto al capítulo de ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos, el Gobierno acaba de poner en marcha un nuevo Plan Moves, el segundo ya, que en esta ocasión otorgará subvenciones de hasta 5.500 por la compra de un coche eléctrico. Unas ayudas que están disponibles desde el 17 de junio de 2020 y cuyo importe total rondará los 100 millones de euros.

Las nuevas subvenciones vienen a sumarse a las condiciones tan ventajosas como especiales que ya disfrutaban los vehículos eléctricos. Entre ellas, destacan las dos siguientes: los coches eléctricos no cuentan con obligación de pagar el impuesto de matriculación y gozan de una bonificación del 75% sobre el impuesto de circulación. 

‘Renting’: otra opción para hacerte con tu vehículo eléctrico

El servicio de ‘renting’ es una forma de disponer de un automóvil a través de un sistema de alquiler del vehículo durante un largo período de tiempo (de dos a cinco años habitualmente). Mediante el ‘renting’, la persona que alquila el coche abona una cuota al mes, pero nunca llega a convertirse en el propietario del automóvil. El pago mensual otorga derecho al usuario a no tener que preocuparse de nada más que de conducir, ya que el seguro, las revisiones, averías y los neumáticos del coche corren por cuenta de la empresa que lo alquila.

Esta manera de funcionar no cambia cuando se trata de vehículos eléctricos. De modo que continúan manteniéndose los beneficios típicos del servicio de ‘renting’: saber con gran precisión el coste que te va a suponer disfrutar de un vehículo (quitando las recargas de batería), ahorrarte el pago de impuestos y, a nivel fiscal, deducirte el 100% de la cuota del ‘renting’ si eres autónomo.

Dos elementos novedosos que se añaden a esta lista de beneficios del ‘renting’ en el caso de los vehículos eléctricos son, primero, que este método de contratación de coches te garantiza que siempre podrás entrar conduciendo al centro de las ciudades y, en segundo lugar, también te permite probar y conocer de primera mano y en profundidad la tecnología que impulsa al coche de motor eléctrico, antes de comprar el tuyo propio.

Financia tu vehículo eléctrico con el Préstamo Coche Ecológico de BBVA

Siempre a tu lado, BBVA te ayuda a financiar la compra de tu vehículo eléctrico o híbrido (aquel que combina motor eléctrico y de combustión). Junto a la aprobación previa por parte del banco, los únicos requisitos para contratar tu Préstamo Coche Ecológico son: ser particular, cliente de BBVA, y querer adquirir un automóvil ecológico (todo aquel coche con emisiones de dióxido de carbono (CO2) inferiores a 75g/km). Si quieres leer más acerca de este producto o iniciar tu solicitud de préstamo, puedes hacerlo a través de bbva.es o en la app de BBVA.

¿Quieres saber más sobre Sostenibilidad?

Descúbre todo nuestro contenido en la app de de BBVA