sostenibilidad

¿Qué sistema de calefacción es más eficiente?

Calderas de biomasa, aerotermia, geotermia y las calderas de condensación son sistemas de calefacción eficientes y ‘verdes’ que reportan un alto ahorro energético en comparación con las tradicionales calderas de gasoil o carbón, muy contaminantes con el medio ambiente.
Por calor o frío, las temperaturas extremas suelen disparar el consumo energético en las viviendas. A final de cada mes, las facturas reflejan este gasto excesivo en energía. Optar por instalar un sistema de calefacción eficiente puede transformarse en tu mejor inversión, ya que enseguida verás reducido tu consumo y el correspondiente importe de los recibos. Dentro del mercado, hoy en día existen distintos tipos de sistemas de calefacción eficientes. A lo largo de este artículo, analizaremos las diferencias entre ellos. Independientemente de optar por uno u otro, todos los sistemas de calefacción eficientes producen ahorro energético y contribuyen a preservar el planeta, haciendo un mejor uso de los recursos naturales.

¿Cómo funcionan los sistemas de calefacción eficientes?

Sistemas de calefacción eficientes son todos aquellos que, sin que pierdas un ápice de bienestar térmico, te hacen ahorrar en el consumo de energía y, de este modo, rebajan tu factura a final de mes. Los sistemas de calefacción eficientes apenas contaminan, porque no emplean combustibles fósiles como forma de producir calor. Un menor consumo, y esta disminución de los residuos generados, convierten a los sistemas de calefacción eficientes en aliados del medio ambiente y herramientas para una utilización de la energía con criterios ecológicos y de desarrollo sostenible.

Sin embargo, no existe un sistema de calefacción eficiente que sea genérico u óptimo para todos los casos. Al contrario, en el momento de elegir tu sistema de calefacción eficiente has de considerar múltiples factores, y cada uno de ellos será importante de cara a la toma de una decisión final. Por ello, primero debes reflexionar sobre el clima (frío o cálido) del área geográfica en la que vives, las especificidades de tu vivienda (tamaño, orientación, materiales de construcción, fachada de la edificación, altura respecto al suelo, etc.) y el presupuesto y las necesidades de calor de que dispones. Seguidamente, se detallan las principales características de los sistemas de calefacción eficientes más conocidos y populares.

Sistemas de calefacción eficientes: calderas de biomasa

Entre los distintos sistemas de calefacción eficientes, las calderas de biomasa resultan muy recomendables en entornos fríos, donde la temperatura durante el invierno desciende a menudo por debajo de los 0 ºC. Y es que este tipo de sistema de calefacción eficiente se caracteriza por su rentabilidad, robustez y fiabilidad. Las calderas de biomasa recurren a combustibles naturales (‘pellets’, madera o huesos de aceitunas, entre otros) como fuente de energía. Esto origina una disminución del nivel de dependencia de combustibles fósiles al tiempo que cae de forma drástica el volumen de emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante la quema, por lo que los niveles de contaminación ambiental casi desaparecen. 

Hacer uso de ‘pellets’ (cilindros formados a partir de astillas, virutas y serrines procedentes de restos de una tala o poda) para la combustión conlleva varias ventajas: su bajo precio, no tiene riesgo de explosión y no emite olores desagradables al arder. La instalación de este sistema de calefacción eficiente supone un coste, que ha de afrontarse como una inversión debido a los grandes importes de ahorro que las calderas de biomasa llevan asociados a medio y largo plazo. 

Sistemas de calefacción eficientes: aerotermia

Para inviernos moderados y veranos con altas temperaturas, clima característico de ciertas zonas geográficas templadas, la aerotermia se alza como un fantástico sistema de calefacción eficiente y responsable con el entorno

La aerotermia comporta una incuestionable eficiencia energética debido a que opera a través de la extracción, gracias a una bomba de calor, de la energía presente en el aire. Su rendimiento es alto a un coste realmente bajo, y suele combinarse con placas solares (energía solar) y emisores de distinta naturaleza, como los radiadores y el suelo radiante. Tiene un gasto de instalación, pero de amortización rápida en el tiempo.

sistemas de calefacción

Sistemas de calefacción eficientes: geotermia

Menos conocida que los anteriores sistemas de calefacción eficientes, la geotermia captura el calor natural del subsuelo y lo introduce en tu vivienda mediante una bomba de calor geotérmica. Obliga a disponer de un espacio algo más grande donde instalarlo, pero este sistema de calefacción eficiente es completamente ecológico, preserva el planeta y resulta tan silencioso que apenas produce ruidos mientras está en marcha.

Calderas de condensación, sistema de calefacción con alta eficiencia energética

En comparación con los equipos de calefacción que consumen combustibles fósiles, las calderas de condensación ofrecen mayor eficiencia energética a un precio económico menor. Es un sistema de calefacción que consume menos combustibles fósiles, generando por tanto una reducción en las emisiones de dióxido de carbono y en la factura del gas

Esto sucede así, porque las calderas de condensación utilizan en su combustión una parte importante del calor que en otras calderas se pierde en forma de vapor de agua. Según el tipo de instalación y modo de empleo, se ha calculado que las calderas de condensación disminuyen de un 15% a un 30% el consumo de gas.

Además, se trata de un sistema de calefacción recomendable para casi cualquier vivienda. Ya sea mediante instalación de radiadores o de suelo radiante, el ahorro que trae consigo es muy notable.

Calderas de gasoil o carbón, los sistemas de calefacción más contaminantes

Las calderas que funcionan a partir de carbón o gasoil emiten grandes cantidades de dióxido de carbono para producir calor. Su consumo energético es alto y nada eficiente. Este sistema de calefacción daña al planeta y repercuten en tu bolsillo.

Aunque aparentemente sean más baratas de instalar, mes a mes te acarrean un alto coste. Y, en el aspecto medio ambiental, las calderas de gasoil o carbón contaminan más que cualquier otro método de calefacción, lo que supone enormes perjuicios en el entorno debido a las continuas emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

¿Cómo puedes potenciar la eficiencia de tu actual sistema de calefacción?

Independientemente del sistema de calefacción que tengas en casa, no debes olvidar que hay un conjunto de acciones que puedes llevar a cabo y así conseguir que tu sistema de calefacción sea lo más eficiente posible. Por ejemplo, vigila de manera periódica que no existan pérdidas de calor, ya que dentro de los domicilios no son infrecuentes las fallas en el aislamiento (pequeñas rendijas en puertas y ventanas no debidamente selladas). Sacar el máximo rendimiento a tu sistema de calefacción no será posible si no se solucionan estos problemas.

Asimismo, mantén en buen estado tus equipos de calefacción. Una operación aconsejable antes del comienzo de la temporada de frío pasa por purgar los radiadores y extraer el aire extra de los circuitos de calefacción. También recuerda la importancia de utilizar termostatos, mecanismos que te permiten regular la temperatura de tu hogar sin consumir energía de forma innecesaria.

BBVA pone a tu disposición cómodas opciones de financiación si decides acometer en tu vivienda la instalación de un sistema de calefacción eficiente. Además, también te ayudamos a controlar tus facturas mensuales con la herramienta Mi día a día, un instrumento de finanzas personales que permite a los clientes del banco acceder a sus gastos variables, los cuales se mostrarán desglosados por categorías.. Así pueden conocer en qué emplean más dinero del necesario y tomar, si es necesario, decisiones de ahorro. Encontrarás más información al respecto a través de la app de BBVA o en bbva.es.

¿Quieres saber más sobre Sostenibilidad?

Descúbre todo nuestro contenido en la app de de BBVA