sostenibilidad

Cómo realizar la medición de la huella de carbono

Te explicamos cómo obtener este indicador, el cual señala la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero expulsadas por una persona o empresa al medio ambiente.

La mayoría de las acciones que realiza el ser humano (tanto a nivel personal como profesional) emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera. Desde el uso del teléfono móvil (para contestar un mensaje o realizar una llamada) o el encendido y apagado de las luces (de casa o de la oficina) hasta la generación de cualquier producto en su empresa, todo libera un porcentaje de emisiones que termina repercutiendo, negativamente, en el estado del planeta. 

Por eso, y como primer paso a la hora de reducir este impacto, es muy importante llevar a cabo su medición, obteniendo lo que se conoce como huella de carbono. Se trata de un indicador que cuantifica los GEI que generan tanto particulares como empresas, poniendo especial atención en el más abundante: el dióxido de carbono (o CO2)

En este artículo vamos a explicarte, con todo detalle, para que se mide la huella de carbono, cómo se lleva a cabo este proceso, así como los factores que más influyen en su cálculo ¡Sigue leyendo!

¿Cómo realizar la medición de la huella de carbono?

Tal y como hemos especificado anteriormente, el elemento que se toma como referencia en la medición de la huella de carbono es el CO2 (o dióxido de carbono). Tomando esto como base, lo primero será acotar los límites de la huella de carbono que se vayan a mensurar.

En segundo lugar, se debe conocer si las emisiones de gases de efecto invernadero que se van a medir son:

Directas: son aquellas emisiones generadas por fuentes que son propiedad de la persona o la empresa (alcances 1 y 2).

- Indirectas: son aquellas emisiones generadas por la actividad de la persona o la empresa, por el uso de fuentes que no son de su propiedad (pertenecen a terceros), incluidos los propios empleados (alcance 3).

Además, y de cara a realizar una medición efectiva de la huella de carbono, se recomienda tener en cuenta el enfoque de la misma. Entre todos los existentes, destacan:

- Corporativo: se emplea, habitualmente, para realizar informes relacionados con las acciones que emprende una empresa con respecto al cambio climático. Por tanto, es un método con el que se busca medir la huella de carbono de una organización para mejorar su rendimiento y aprovechamiento de recursos.

- Producto o servicio: se calcula la huella de carbono generada a partir del ciclo de vida del producto o servicio. Incluye todas las etapas, desde la obtención de las materias primas hasta el momento en el que es desechado (o se le pone final, en el caso de un servicio).

- Personal: se obtiene la huella de carbono de un único individuo en un lapso de tiempo concreto, en base a sus hábitos de consumo.

- Eventos: se procede a contabilizar las emisiones que se dan en la planificación y ejecución de un evento.

- Territorial: se realiza la medición de la huella de carbono de un una zona específica.

calcular huella de carbono

Medición de la huella de carbono: ¿qué son los alcances 1, 2 y 3?

En el caso de las empresas, a la hora de realizar la medición de su huella de carbono hay que valorar, adicionalmente, el nivel de alcance. Existe 3: 

- Alcance 1: emisiones directas, las cuales hacen referencia a la quema de combustibles fósiles (tanto en el ámbito de vehículos como en el ámbito de calentamiento de inmuebles o para sistemas de producción).

- Alcance 2: emisiones directas, principalmente la energía eléctrica que se consume para poder realizar la actividad profesional y para mantener las infraestructuras en funcionamiento.

- Alcance 3: emisiones indirectas, las cuales hacen referencia a las emisiones producidas por la actividad realizada para generar los productos o servicios de la compañía.

¿Para qué se mide la huella de carbono?

Son muchos los que se preguntan: ¿para qué se mide la huella de carbono? En respuesta a ella, la medición de la huella de carbono hace posible, a título individual, que se cuantifique el impacto de las personas, ayudando con ello a que estas desarrollen y fomenten hábitos más acordes con la situación del planeta.

En el caso de las empresas, la medición de la huella de carbono permite que se conozca su impacto con el medio ambiente. Es el DNI sostenible de la sociedad en sus diferentes niveles. Algo que los clientes demandan, cada vez más, exigiendo un alto grado de sostenibilidad en los productos que adquieren o los servicios que solicitan. También en lo que se refiere a la entrega de los mismos, con predilección por los vehículos eléctricos, menos contaminantes. Estas y otras acciones en ‘pro’ del cuidado del planeta, junto a las realizadas a nivel legal, también revierten en la imagen de marca y en la reputación de la compañía, llegando a ser un factor diferencial en muchos casos.

¿En qué se mide la huella de carbono?

El dióxido de carbono, como bien hemos comentado a lo largo del artículo, es el elemento que se toma como referencia en la medición de la huella de carbono, al ser el GEI con una mayor presencia. A su vez, y a la de responder a otra de las preguntas más habituales, ¿en qué se mide la huella de carbono?, la unidad de medida con la que representaremos el dato final será la tonelada

Ya puedes calcular tu huella de carbono

Desde BBVA ponemos a disposición de particulares y empresas nuestra calculadora de huella de carbono, la cual permite saber las toneladas de CO2 que ambas emiten, ayudando esto a mantener el equilibrio necesario para no resultar dañino para el planeta. Si quieres más información, entra en bbva.es o en la app de BBVA.