sostenibilidad

Así puedes diseñar un plan para el cuidado del medio ambiente

Ya sea en casa o en tu lugar de trabajo, si quieres cuidar el medio ambiente, diseña un plan de hábitos de consumo sostenible y ponlo en práctica a diario.

Incrementos de las temperaturas medias registrados en todo el planeta, deshielo de glaciares y de los polos terrestres, subida del nivel del mar en zonas costeras, fenómenos meteorológicos de naturaleza extrema (tormentas eléctricas, inundaciones, huracanes, tifones, etc.) cada vez más frecuentes, rápida y constante pérdida de biodiversidad debido a la extinción de especies, suelos ahora áridos que antes eran fértiles y deforestación masiva. Son varios de los múltiples síntomas de agotamiento que muestra la Tierra, los cuales acaparan muchos titulares de noticias en todo el mundo de un tiempo a esta parte. 

Resulta innegable que la actividad humana (a través de la industria, ganadería, agricultura, construcción, turismo, etc.) produce un efecto perjudicial sobre el medio ambiente. Los ecosistemas son realidades dotadas de gran complejidad y el equilibrio que los hace posibles puede verse roto por la más mínima variación de los factores ambientales. Y así está sucediendo, debido a los millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) que el ser humano emite a la atmósfera día tras día, y al resto de residuos, en numerosos casos de composición tóxica, que se vierten en la naturaleza sin ningún tipo de tratamiento previo.

¿Cómo cuidar el medio ambiente?

Antes de que el problema se agrave todavía más, parece momento de revertir la ya de por sí complicada situación actual. De modo que, llega el instante de que la sociedad en su conjunto asuma el compromiso de cuidar el medio ambiente. Porque no hay otra alternativa a la vista. El futuro depende de que las personas adquieran y comuniquen a las nuevas generaciones hábitos de consumo sostenible, de reutilización y reciclaje, todo ello encaminado a establecer una relación más ética con la naturaleza. 

Como no hay planeta al que escapar, mejor contar con un plan para evitar el cambio climático. Y es que, con la suma de pequeños gestos cotidianos, se puede generar un tremendo impacto en favor de la sostenibilidad de los ecosistemas. Sigue leyendo para conocer determinadas claves y medidas que, si las unes y llevas a cabo, te ayudarán a poner en marcha tu propio plan mediante el que cuidar el medio ambiente.

¿Cómo cuidar el planeta desde casa?

Las seis recomendaciones que aparecen recogidas a continuación te permiten, sin salir de casa, diseñar tu propio plan para cuidar el planeta:

  • Separa la basura y recicla a diario. Recuerda que un reciclaje exitoso comienza arrojando cada residuo en su contenedor, sin mezclar unos desechos con otros. 
  • Prescinde de los plásticos de usar y tirar. Por ejemplo, en el caso de las bolsas de la compra, emplea bolsas de tela. Son reutilizables y no dañan el medio ambiente.
  • Rebaja el consumo de carne en tu dieta y compénsalo tomando más verduras y frutas de temporada. Además, procura comprar productos locales; es la mejor forma de disminuir las grandes cantidades de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera a causa del transporte de alimentos.
  • Durante las horas de sol, sube tus persianas y descorre cortinas y visillos de cara a aprovechar al máximo la luz natural que recibes a través de las ventanas de tu vivienda.
  • Por último, si cuentas con aire acondicionado y/o calefacción en tu hogar, regula la temperatura mediante el termostato y no marques valores excesivos para que el aparato no tenga que recurrir a un consumo de energía extra. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha señalado que la temperatura de confort térmico (en condiciones de ambiente sombreado y estando la persona en reposo) se halla entre los 21 ºC y los 23 ºC, por lo que se aconseja no bajar más allá de 21 ºC el aire acondicionado en verano, ni subir la calefacción por encima de 23 ºC durante el invierno.

¿Cómo puedes cuidar el medio ambiente en tu puesto de trabajo?

Ningún plan para cuidar el medio ambiente estaría completo si no incluyese, a su vez, acciones enfocadas al ámbito laboral. Es en tu entorno profesional donde transcurre la mayor parte de tu jornada. Por ello, la siguiente es una batería de ideas de sencilla aplicación para que puedas seguir cuidando del planeta también mientras trabajas:

  • Al igual que en casa, separa los residuos y arroja cada uno de ellos en su contenedor de reciclaje correspondiente. De esta manera, facilitarás la tarea de convertir lo ya desechado en nueva materia prima.
  • Si cierras los grifos mientras te enjabonas o cepillas los dientes, impedirás que se malgaste una gran cantidad de agua.
  • Saca partido de la luz natural; por tanto, no mantengas encendidas luces en estancias o espacios vacíos. También puede resultar una medida fantástica sustituir las antiguas bombillas incandescentes por luces LED o de bajo consumo, porque su eficiencia energética resulta muy superior.
  • Mantener las puertas y las ventanas correctamente cerradas, y dotadas de un aislamiento eficaz, ayudará a conservar mejor tanto el calor como el frío en tu lugar de trabajo. Es una forma también de que los sistemas de calefacción y de aire acondicionado rindan consumiendo menos energía.
  • Tener plantas en el sitio de trabajo ayuda a limpiar el aire y rebaja la presencia de agentes contaminantes en el ambiente. Por razones de espacio y luminosidad, las plantas de interior que no requieren mucha luz son opciones perfectas para el entorno laboral.
  • Evita el consumo en ‘stand by’. De modo que, desconecta de la red todos aquellos aparatos eléctricos que no vayan a ser usados. 
  • En cada vez más ciudades, la movilidad sostenible se abre paso como solución contra el problema de la contaminación atmosférica que generan las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles de gasoil y gasolina. Por tanto, usa el transporte público, comparte coche y, si dispones de la posibilidad, recurre a vehículos eléctricos. Tampoco olvides que hay trayectos que puedes recorrer caminando o en bicicleta; es una manera económica y agradable de realizar ejercicio físico, también muy beneficioso para tu salud.

BBVA, compromiso con la sostenibilidad y el cuidado del planeta

Consciente de la necesidad de promover una economía circular y plenamente sostenible, BBVA está comprometido a reducir el impacto medioambiental que genera su actividad. De esta forma, desde el pasado 1 de enero, la entidad ha asumido el desafío de ser un banco neutro en emisiones de dióxido de carbono (CO2), lo que implica que BBVA eliminará la misma cantidad de CO2 que produce, de modo que el balance final alcance cifra cero y no habrá ningún impacto negativo sobre el ecosistema.

Se trata de una iniciativa que se adhiere a todas las acciones (fomento de energía alternativas y limpias, retirada de plásticos de las instalaciones, sustitución de viajes y desplazamientos por videollamadas, etc.) que BBVA está llevando a cabo a través de su Plan Global de Ecoeficiencia y de su Compromiso 2025; este último es la respuesta de la entidad a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para luchar contra la pobreza y promover unas pautas de producción y consumo que protejan el medio ambiente. 

Desde su inicio, y hasta este año, Compromiso 2025 de BBVA ha movilizado 40.082 millones de euros en finanzas sostenibles, cifra que abarca casi un tercio del total de 100.000 millones de euros a los que el banco se ha comprometido. Financiación verde, infraestructuras sociales y agroindustria conforman la mayor parte del capital movilizado en este esfuerzo sin precedentes para contribuir a la reducción del volumen de gases de efecto invernadero emitidos.