Cuál es el mejor momento para empezar a buscar trabajo sin que te echen del actual

Cambiar de trabajo muchas veces en poco tiempo puede ser una mala señal, salvo que lo argumentes bien. Te mostramos las mejores pautas para hacerlo.
Eres de los afortunados que tienen trabajo pero, al mismo tiempo, eres de los que no estás contento con tu actual situación laboral y te gustaría cambiar. ¿Cómo puedes hacerlo? ¿Qué pasos debes dar para quedar bien con todas las partes? Hablamos con varios expertos que nos desvelan las claves para empezar a buscar un nuevo trabajo sin que corra peligro el actual.
Cuenta Nómina Va Contigo para Jóvenes
Sin comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento la tarjeta débito o crédito, si traes tu nómina, superior a 800 € y además te llevas 100€ brutos (TIN 0,0%; TAE 0,0%).

Tu currículum vitae, al día

Este consejo vale tanto si vas a buscar un nuevo trabajo como si no: tu currículum vitae debe estar siempre actualizado. Has de tener en cuenta, además, que “uno de los elementos más determinantes es la adecuación entre un buen currículum vitae y el trabajo al que se quiere optar” nos comenta Virginia Molina, Account Manager de RPO de Randstad. Por eso, deberías enviar “uno realizado ‘ad hoc’ para cada ocasión”.  

Virginia también considera que actualizar el currículum vitae en las plataformas digitales destinadas a buscar trabajo es “la manera más fácil de conseguir nuevas oportunidades laborales desde el empleo actual''. Además, también es bueno que tu red de contactos laborales esté al corriente de tu situación de búsqueda activa de empleo”.

Eso sí, si vas a buscar un nuevo trabajo, debes hacerlo con discreción para que tus jefes “no se enteren, por otras fuentes, de que quieres dejar tu actual puesto”, aconseja Ana Gómez, responsable de Recursos Humanos de Jobandtalent. “No debemos publicar en nuestros perfiles de redes sociales que estamos interesados en nuevas oportunidades profesionales y, sobre todo, debemos ser cuidadosos con las personas a las que se lo contamos”, añade.

A la hora de buscar un nuevo trabajo, tómate tu tiempo

Pero antes de lanzarte a la aventura de buscar un nuevo trabajo, es bueno que pares y analices si realmente no encajas en tu puesto actual. No hay un tiempo mínimo establecido para ello, aunque: "generalmente solemos recomendar que la persona esté el tiempo suficiente para darse la oportunidad de adaptarse, de conocer las funciones y las tareas que deberá desempeñar y, en definitiva, de encajar con su nuevo equipo”, explica Ana Gómez.

Es decir, antes de buscar un trabajo nuevo, debes dar una oportunidad a ese puesto y luchar por hacerte un hueco: “date tiempo para aportar algo y aprender en la empresa. Cuando sientas que ha llegado la hora, que no te enriquece lo que haces, ese es el momento de buscar un nuevo trabajo”. Porque, tal y como remarca Ana Gómez: “cambiar de trabajo buscando una meta, o para desarrollarse profesionalmente, es un buen motivo, y ante eso, no importa el tiempo que lleves en una empresa”.   

Algo similar opina la responsable de Randstad: “el hecho de llevar más años en una compañía no significa que el valor del candidato en el mercado aumente. Todo depende de lo que haya hecho en esos años. No tiene el mismo valor un profesional que lleva desempeñando el mismo puesto y las mismas responsabilidades durante cinco años en la misma empresa, que un profesional que en menos años ha ido creciendo dentro de su compañía, ha adquirido nuevas habilidades y ha tenido un desarrollo importante. Lo importante, por tanto, no es el tiempo sino las responsabilidades que desempeña el profesional”.

Cuidado con los cambios

Sin embargo, es cierto que muchos cambios de trabajo en un corto espacio de tiempo “no generan un buen impacto inicial sobre una candidatura”, reconoce Virginia Molina quien, no obstante, remarca que lo que determinará si estos son buenos o malos será la naturaleza de los mismos y “la evolución que haya adquirido el profesional a lo largo de esos saltos”. En este punto, “es importante detectar lo que ha motivado a ese profesional a realizar tantos cambios: si ha sido por temas salariales, por desarrollo profesional o por falta de motivación por el proyecto”. Del mismo modo, hay que ser conscientes que, en función del sector o del puesto, la rotación puede ser más o menos habitual.

¿Cómo interpreta tanto cambio el profesional de recursos humanos? “Lo podría interpretar como que es una persona inquieta y desleal, incapaz de comprometerse. Esta tendencia es cada vez más común. De hecho, en países anglosajones, a este tipo de empleado que “salta” de empleo en empleo, se le denomina job hopper”, explica la responsable de Jobandtalent.

Bien justificados, los cambios pueden demostrar tu valía como profesional

Pero, de nuevo, matizamos que buscar un nuevo trabajo depende del sector y, sobre todo, de las intenciones del candidato. En cualquier caso, el saltador de empleos “debe ser capaz de argumentar su situación profesional previa y destacar las ventajas que un currículum vitae como el suyo tiene. Pueden decir perfectamente que son versátiles, que se adaptan con facilidad a nuevos ambientes, que conocen lo que otras empresas del mismo sector hacen de manera diferente, etc.”.

Ten claros los motivos de buscar trabajo y defiéndelos

Así pues, como estamos viendo, puede que el buscar y conseguir varios trabajos nuevos en poco tiempo no sea la mejor presentación, pero si tienes tus motivos y los defiendes, puede acabar convirtiéndose en un arma a tu favor.

Como explica Virginia Molina, “no hay que obligarse a estar un tiempo mínimo en una empresa en la que no se está motivado, ya que cada día que pasa será más contraproducente para el trabajador”. Esta responsable defiende que es importante darse el tiempo mínimo para valorar si realmente el nuevo proyecto “merece la pena, si es lo que se esperaba y si se puede sacar un buen aprendizaje del mismo, no tanto por la imagen que se da al exterior sino por estar convencidos de si es un proyecto que realmente nos apasiona”.

Así, la pregunta que quizás te hagas es: ¿qué resulta más fácil de justificar o vender, en futuros procesos laborales, el haber estado siempre en activo o sin aceptar trabajos en los que sabemos que no vamos a encajar? “Es más fácil dar el salto a un nuevo empleo cuando se está en activo que desempleado”, advierte Ana Gómez, la cual remarca que, en cualquier caso, lo importante es utilizar “un razonamiento lógico, exponiendo al reclutador argumentos razonables sobre el cambio”.

Cuenta Online para jóvenes sin comisiones y sin condiciones
Sin comisiones de administración ni mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento de la tarjeta de débito.
Una última consideración: si tu contrato tiene una duración limitada, debes avisar de tu marcha unos meses antes del término del contrato.