¿Qué escenario económico global nos espera en 2021?

La llegada de la vacuna contra la COVID-19, a finales del pasado año, ha permitido un giro de 180 grados en el escenario económico que esperamos para 2021, que será sin duda muy diferente al que tuvimos en el año de la pandemia.
pesar de los riesgos pandémicos de corto plazo y el titánico esfuerzo de vacunación que tenemos por delante en la primera mitad del año, los descomunales estímulos fiscales y monetarios, y la progresiva vuelva a la normalidad tras la inmunización de buena parte de la población mundial (la conocida como inmunidad de rebaño), permitirán una vigorosa recuperación económica en prácticamente todos los rincones del mundo, que crecerá a una tasa del 5,3% en 2021.

Escenario económico en Europa

En el Viejo Continente, los riesgos que plantea el escenario económico de corto plazo son relevantes: la agresividad de la tercera ola, junto con la extensión de las nuevas cepas del virus, están obligando a muchos gobiernos a extender o intensificar las restricciones, con lo que esperamos un débil arranque de año en lo que a actividad económica se refiere.

No obstante, es muy importante destacar que las dificultades en los próximos meses no ponen en peligro ese escenario económico de progresiva recuperación que esperamos en la región, que irá de menos a más conforme avance el año. En efecto, aunque es ahora bastante probable que muchos países europeos vuelvan a experimentar una recesión técnica (dos trimestres consecutivos de contracción del PIB, en el cuarto trimestre de 2020 y el primero de 2021), esperamos un crecimiento del PIB de la eurozona del 4,1% en 2021, que se acelerará hasta niveles del 4,4% en 2022, que es el año en el que estimamos la total vuelta a la normalidad. El despliegue del programa Next Generation UE será clave para poder apuntalar la recuperación económica en 2021.

escenario economico

Escenario económico en EEUU

En Estados Unidos, los estímulos fiscales también serán abundantes y esperamos un mejor escenario económico en la primera parte del año, ya que las medidas tomadas por la nueva administración estadounidense (obligación de uso de mascarilla en el transporte público interestatal y cuarentena obligatoria para los viajeros internacionales que llegan al país), señalan una mayor voluntad del gobierno federal para imponer medidas de mitigación, pero siguen siendo mucho más suaves que los bloqueos que están ralentizando la actividad económica en Europa. Aunque el crecimiento económico de 2021 estará muy condicionado por el tamaño del estímulo fiscal que se termine aprobando en Estados Unidos, esperamos un avance del PIB del 3,6% en 2021, que se moderará hasta el 2,4% en 2022. Si consigue ver la luz la totalidad del plan fiscal anunciado por Biden, el riesgo de la estimación para 2021 está sesgado al alza.

Escenario económico en China

Por otra parte, tras haber sido una de las pocas economías del mundo que han registrado crecimientos positivos del PIB en 2020, esperamos que la recuperación económica del PIB chino continúe en 2021, año en el que estimamos un crecimiento del 7,5% en la economía del gigante asiático. Ya en 2022, el crecimiento del PIB se moderará hasta niveles del 5,5%.

¿Que influirá más en el nuevo escenario económico global?

En lo que a la inflación se refiere, muchos analistas esperan que salgamos de la crisis sanitaria con tasas de inflación más elevadas. Justifican sus pronósticos en diversos factores, pero el principal es que en la crisis actual, el foco no estará en la austeridad y se llevarán a cabo políticas fiscales expansivas, conjuntamente con los estímulos  monetarios. El mundo experimentará el mayor déficit fiscal de su historia en tiempos de paz. Por otra parte, el estímulo se dirigirá a las capas más vulnerables de la población, que tienen una alta propensión al consumo. Es impensable que estas ayudas, recibidas por las familias con una situación de necesidad grave, sean destinadas al ahorro. También hay factores financieros detrás de la expectativa de mayores precios futuros: la expansión monetaria de la Gran Crisis Financiera vino de la mano de una mayor regulación bancaria, mientras que ahora se están flexibilizando los requisitos de capital a la banca y el sistema financiero tendrá una menor presión regulatoria, para permitir una mayor expansión del crédito en la economía. Por último, un posible freno en el proceso de globalización, derivado de la pandemia de COVID-19 y de la creciente preocupación de las sociedades por no tener industrias manufactureras propias, también podría crear presiones inflacionistas.

En cualquier caso, aunque algunos de estos factores contribuirán sin duda a generar tensiones futuras en los precios, no las esperamos para el año 2021. En efecto, aunque sí es posible esperar una cierta normalización en los niveles de IPC a ambos lados del Atlántico, no parece probable que se den las condiciones para un significativo repunte de las tasas de inflación que ponga en peligro los objetivos de las autoridades monetarias. Los bancos centrales más importantes del mundo insisten en reflejar un escenario económico de precios muy contenidos, todavía muy alejados de sus objetivos.

En este sentido, una recuperación modesta en las tasas de inflación mundiales también serían bienvenidas. Todo lo que sea alejarnos de un entorno deflacionista en un mundo tremendamente endeudado, debe considerarse una buena noticia. Además, unas tasas de inflación moderadas contribuyen a apuntalar los beneficios empresariales, lo que da soporte adicional a los mercados de renta variable. Por otra parte, el cambio de estrategia de la Reserva Federal respecto a su política sobre la inflación, a la que podrían sumarse otros bancos centrales del mundo, asegura que se tolerarán niveles de precios por encima de los objetivos de las autoridades monetarias durante algún tiempo, sin comprometer los actuales estímulos, que contribuirán a evitar tensiones financieras y a apuntalar la recuperación económica que esperamos en 2021.

Álvaro Manteca - Banca Privada de BBVA Análisis de mercados y estrategia

Advertencia legal

Los contenidos de esta sección tienen fines informativos y no constituyen la prestación de ningún tipo de servicio de inversión o auxiliar y, en particular, no constituyen una recomendación generalizada ni asesoramiento financiero de ningún tipo. Tampoco constituye un informe de inversiones ni ningún otro tipo de recomendación de inversión de la definida en la normativa europea sobre abuso de mercado ya que no se recomienda ni sugiere una estrategia de inversión, de forma explícita o implícita, en relación con uno o varios instrumentos financieros o con los emisores. Tampoco son una oferta ni invitación para la venta o compra de productos o servicios financieros. Las opiniones, predicciones o recomendaciones que contienen lo son a la fecha de cada contenido.

Los contenidos pueden no ser adecuados para los inversores por razón de su situación financiera u objetivos de inversión y, en ningún caso, se está prestando asesoramiento jurídico ni fiscal. Se recomienda a los inversores que obtengan asesoramiento específico y especializado de sus asesores. Algunos productos o servicios se presentan como ejemplo, por lo que puede que no haya posibilidad de ser ofrecidos. Dichos contenidos se basan en información de fuentes consideradas como fidedignas pero BBVA no puede dar garantía sobre su exactitud o integridad. Los servicios, productos y precios de los contenidos pueden sufrir modificaciones o cambiar sin previo aviso. Las alusiones a rentabilidades pasadas no presuponen, predisponen o condicionan rentabilidades futuras. BBVA o alguna entidad de su Grupo pueden tener una posición directa o indirecta, en cualquiera de los valores objeto de estos contenidos, o pueden negociar por cuenta propia o ajena o prestar servicios de asesoramiento al emisor de los valores mencionados o a compañías vinculadas al mismo o tener otros intereses.”