¿Cómo obtener una mayor rentabilidad de las inversiones?

Un entorno de tipos de interés muy bajos y el fantasma de la inflación amenazan con hacerte perder dinero si no diversificas tu inversión mediante productos de una mayor rentabilidad.
El tiempo afecta a tus finanzas. A causa de la inflación, el dinero que hasta hoy has ahorrado no valdrá igual el día de mañana. Tradicionalmente, ubicar el dinero en depósitos cuya rentabilidad superase la tasa de inflación esperada parecía la opción más segura para aquellos que no querían perder poder adquisitivo ni asumir riesgos. Sin embargo, la situación ha dado un vuelco. El entorno ahora es tremendamente volátil y los tipos de interés, muy bajos. Todas las rentabilidades inferiores al ritmo de crecimiento de la inflación hacen que el valor de tus ahorros acabará disminuyendo. Es momento de optar por productos a largo plazo que permitan rentabilizar tu inversión con un riesgo moderado.

Liquidez: tus ahorros en riesgo por no invertir

Las consecuencias de la inflación resultan devastadoras sobre el capital ahorrado si no se toman medidas que le pongan remedio. Esto significa que, si al terminar el periodo de inversión, la inflación ha sido superior a la rentabilidad obtenida, el valor del dinero se habrá depreciado

Sin embargo, y pese a ser hoy en día uno de los productos financieros más solicitados por las familias españolas, no hay depósito en el mercado que ofrezca un porcentaje de retorno del capital que se pueda considerar, ni siquiera remotamente, cercano a la subida de la inflación. Desde esta perspectiva de análisis, desaparecen los atributos de seguridad y garantía que se han venido asociando a los depósitos bancarios o a la opción de tener el dinero directamente guardado en la cuenta, como capital líquido. 

Si no te brindan rentabilidad en tu inversión ni tampoco protegen tu poder de compra, ¿es sensato seguir confiándole tu dinero a estos productos? No parece la mejor de las opciones. Y es que dentro del panorama actual ya no basta con ahorrar, sino que también se ha vuelto imprescindible invertir. ¿Pero qué productos ofrecen una mayor rentabilidad a tu inversión?

Mayor rentabilidad de tu inversión junto a control del riesgo

Actualmente, no existe retorno de inversión sin riesgo. Como se ha indicado previamente, los tipos de interés están en valores muy bajos y el entorno actual se ha vuelto complejo. Si antes no optimizar la gestión de tu dinero ya suponía incurrir en un grave coste de oportunidad, a esto se le suma ahora el peligro de no hacer nada con tus ahorros, dejándolos a merced de la inflación y sus efectos más dañinos

El concepto "riesgo" en finanzas es diferente del que tenemos en otros aspectos de nuestra vida. El riesgo en la inversión no es algo "malo" que tengamos que evitar a toda costa, sino que es necesario para poder obtener rentabilidades futuras. Lo importante es entender el riesgo y asumirlo con confianza si nuestra situación personal lo permite. El horizonte de inversión, por su parte, es fundamental para moderar el efecto del riesgo en nuestro patrimonio. Cuanto mayor sea el plazo de inversión, más seguridad podremos tener de dicho riesgo y no se materializará de forma negativa sobre nuestro dinero. La volatilidad de los mercados hace que muchas veces no respetemos nuestro horizonte de inversión y que vendamos en el peor momento posible. Por eso, es bueno contar con una disciplina emocional, muy útil en estos momentos de caídas en los mercados financieros. 

Inversión a largo plazo, ¿qué tipo de productos ofrecen mayor rentabilidad?

En entornos de tipos de interés bajos, son tres los elementos que más te ayudan a potenciar la rentabilidad de tu inversión: 

  • Diversificarla: la clave es seleccionar aquellos activos financieros que no se comporten igual en distintos entorno financieros.
  • Distribuirla de forma acertada entre distintos tipos de activos, ya sean efectivo, bonos, acciones, divisas, etc., y dentro de estos, entre distintos valores o fondos de inversión.
  • Ser disciplinados con nuestro horizonte de inversión

El peligro de nuevo es la inflación y la mala influencia que puede ejercer sobre tus ahorros. Pero si diversificas tu cartera de inversión, gestionarás mejor el riesgo y te hallarás más protegido frente a las vicisitudes del mercado.

Resulta tan crucial diversificar porque te permite destinar una parte de tu dinero a la operativa y las necesidades del corto plazo (sin rentabilidad, pero exento de riesgo) y otra, en cambio, a inversiones a largo plazo. A este respecto, el riesgo se rebaja conforme el horizonte temporal de una inversión se va dilatando. Además, los activos más volátiles son especialmente rentables cuando se invierte a largo plazo. De este modo, la inestabilidad deja de ser un hándicap si se planifican opciones de inversión de varios años de duración. Contar con una cartera diversificada y equilibrada frente el riesgo ponen a tu alcance distintas e interesantes posibilidades de rentabilizar tus ahorros.