Qué es el salario base y cuál te corresponde según tu convenio

Descubre cómo se establece el salario base y qué debes tener en cuenta para calcularlo.
La nómina, además de reflejar la retribución por el trabajo, es un justificante de la relación contractual entre empleados y empresas. Entender una nómina es clave para asegurar una gestión eficiente de las finanzas personales, y para anticiparse a posibles cambios en la legislación que puedan afectar al salario percibido. En este artículo te explicamos una de las partidas esenciales de una nómina, el salario base, y te mostramos qué criterios y herramientas puedes utilizar para calcularlo.

Definición de salario base

El Estatuto de los Trabajadores establece que el salario base puede medirse por unidad de tiempo o unidad de trabajo. Una retribución por hora asegura a los trabajadores un salario independientemente de los resultados obtenidos por la empresa. De igual forma, en ocasiones el salario por horas reduce la calidad de los bienes o servicios generados, pues se intenta producir en el menor tiempo posible para aumentar su cuantía. En cambio, un salario por unidad de obra puede mantener a empleados motivados y reunir un esfuerzo adicional para alcanzar objetivos e incentivos

El salario base se determina por la negociación colectiva entre los trabajadores y la empresa, o por el contrato de trabajo. Sin embargo, la relativa libertad a la hora de fijar el salario base no exime a las empresas de respetar los mínimos previstos por la Ley y por el convenio colectivo aplicable según la categoría profesional a la que se pertenezca. Dicho de otra forma, cada convenio establece un salario mínimo correspondiente a la actividad llevada a cabo en una empresa. En este sentido, es importante no confundir salario base con salario bruto, pues el segundo es el resultado de sumarle al primero mejoras o complementos salariales. 

Complementos salariales

Los complementos salariales se corresponden con aquellos “pluses” que reciben los trabajadores por circunstancias que afecten a su actividad o rendimiento. Se dividen a su vez en varias categorías

En primer lugar, figuran los complementos ligados a características personales como, por ejemplo, la antigüedad en la empresa o la cualificación de los trabajadores. Una empresa premiará la fidelidad de aquellos trabajadores que hayan desempeñado una labor durante más tiempo, que estén en posesión de ciertos títulos acreditativos o que hablen varios idiomas. Esta categoría forma parte de los complementos consolidables, pues los trabajadores pueden exigir su cobro aunque cambien las condiciones de trabajo.

En segundo lugar, la empresa remunera aquellas circunstancias que exigen algunos empleos. Un ejemplo de dichas condiciones es la nocturnidad, pues para muchos implica tener que modificar su modo de vida para acomodar las horas de trabajo. Otros ejemplos son la dificultad técnica, la responsabilidad, la disponibilidad fuera de horas, la insalubridad, la peligrosidad o la itinerancia, es decir, la posibilidad de que los trabajadores se desplacen de su población para desempeñar sus funciones.

Por último, una compañía puede decidir incentivar los resultados obtenidos a través de complementos salariales. Una muestra de ello son los complementos que las empresas conceden a sus directivos cuando se superan los objetivos marcados o se aumentan los beneficios. Tanto estos como aquellos ligados a las circunstancias del empleo se incluyen dentro de los llamados no consolidables, pues pueden verse afectados por variaciones en las condiciones laborales.

Herramientas que facilitan el cálculo del salario neto

Es importante reiterar que el salario base no es la cantidad a percibir a final de mes. Si se desea saber cuál será el salario neto, es necesario tomar el salario bruto y aplicarle la retención por IRPF y las cotizaciones a la Seguridad Social. Sin embargo, el cálculo de todas estas partidas puede convertirse en un quebradero de cabeza, pues debe tener en cuenta factores como la situación personal, la edad, la categoría profesional, la duración del contrato o posibles discapacidades del trabajador. Ante tal dificultad, BBVA ha puesto a disposición de sus clientes su calculadora de sueldo, la cual permite, de manera rápida y sencilla, conocer tu salario bruto anual o el importe neto mensual, las retenciones que te corresponden o el importe de tus pagas (mensuales y extra)  a partir de una mínima información económica, personal y laboral.
NIVEL DE RIESGO
1/6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1 / 6 indicativo de menor riesgo y 6 / 6 de mayor riesgo.

BBVA está adherido al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito de España. La cantidad máxima garantizada es de 100.000€ por la totalidad de depósitos constituidos en BBVA por persona.

Cuenta Nomina Va Contigo

No pagaras comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento la tarjeta débito o crédito, si traes tu nómina, superior a 800 € o pensión o desempleo superior a 300 € (TIN 0,0%; TAE 0,0%)

Si lo que buscas es una cuenta en la que domiciliar tu nómina, dispones de la Cuenta Nómina Va Contigo, la cual no tiene comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento de la tarjeta de cada titular, solo por cumplir una de estas condiciones (TIN 0%; TAE 0%): domiciliar tu nómina superior a 800 €, pensión o desempleo a partir de 300 € o tener ingresos trimestrales de mínimo 2.500 €. También está libre de comisiones la retirada de efectivo a débito en más de 6.000 cajeros automáticos en toda España y las transferencias online realizadas en la EEE*. Además tendrás a tu disposición un gestor personal para cualquier consulta. 

En caso de no cumplir condiciones: TAE: -3,31 % para un supuesto de saldo diario de 3.000 € constantes durante un año. 

* En bbva.es no pagas comisiones en tus transferencias en euros, coronas suecas o en Leu (ron) rumano dentro del ámbito del Espacio Económico Europeo (miembros de la Unión Europea + Islandia, Liechtenstein y Noruega). No incluidas las realizadas en soporte magnético, transferencias urgentes, OMFs (Orden de Movimiento de Fondos) y transferencias Valor Día y transferencias instantáneas. Para las transferencias no incluidas serán de aplicación los conceptos complementarios y gastos de transferencias establecidos a estos efectos. 

Si deseas traerla a BBVA desde otra entidad de forma fácil y rápida, ponemos a tu disposición nuestro Servicio Cambio de Banco (al que puedes acceder desde bbva.es o desde la app de BBVA), el cual se encarga de llevar a cabo todo el proceso de forma cómoda, rápida y sin ningún coste para ti. Entra en bbva.es e infórmate.