Actualizar el IPC en la declaración de la Renta: ¿cómo hacerlo?

Si sube el IPC, y este crecimiento del coste de la vida no se contrarresta con una actualización de los tramos de la Renta, los contribuyentes terminan pagando más IRPF de lo que les debiera corresponder.

Cuando despertó, el IPC todavía estaba allí. Y es que, como el célebre dinosaurio del microrrelato escrito por Augusto Monterroso, el IPC o Índice de Precios de Consumo (dejando de lado sus siglas) constituye una amenaza inextinguible, constante, para la población. Porque si este baremo, encargado de reflejar el coste de la vida, aumenta su valor, pero este incremento no se acompaña de un crecimiento equivalente de las ganancias y los ingresos de la ciudadanía, las personas pierden poder adquisitivo. O, dicho en otras palabras, con la misma cantidad de dinero ahora pueden comprar menos bienes y servicios de consumo que antes.

En España, la actualización del IPC es publicada a mediados de cada mes (aproximadamente, en torno al día 15) por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De cara a poder efectuar el cálculo mensual del IPC, los técnicos del INE registran el precio de los artículos más demandados, siempre teniendo en cuenta a su vez cuáles son los puntos de venta con una mayor afluencia de clientes. Gracias al gran volumen de información analizada, el IPC se erige como uno de los índices de referencia más utilizados y eficaces a la hora de identificar a qué ritmo evoluciona el coste de la vida

Tanto si sube como si baja, el Índice de Precios de Consumo puede afectar al bolsillo, ganando o perdiendo poder adquisitivo. Por ello, el IPC influye en facetas de la vida tremendamente relevantes: el importe de tu sueldo o nómina, la cuota de un alquiler e incluso condiciona el resultado del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). ¡Sigue leyendo y descubre cómo y por qué ocurre así!

Renta e IPC, ¿qué relación une a ambos?

Pese a que IPC e inflación no resultan conceptos intercambiables (de hecho, el segundo es mucho más extenso), sí se hallan íntimamente ligados y, a consecuencia de ello, la oscilación del IPC constituye uno de los mejores indicadores de cara a predecir la existencia o no de inflación; es decir, de un aumento del precio del dinero. 

Asimismo, respecto a la vinculación que hay entre el IPC y el impuesto de la Renta (una conexión que de primeras puede pasar desapercibida), el foco debe ubicarse en el apartado relativo al coste de la vida. De esta forma, el IPC se convierte en un elemento crucial, ya que las personas tributan a Hacienda por sus rendimientos laborales y patrimoniales, los cuales siempre se ven condicionados en mayor o menor medida, a favor o en contra, por la acción del IPC sobre el precio de los artículos y bienes que a diario se consumen. 

Si la Agencia Tributaria no tiene en cuenta las fluctuaciones del coste de la vida, puede surgir un descuadre y que, por ende, al actualizarse el IPC mientras los tramos del IRPF se mantienen estáticos, los ciudadanos acaben pagando un porcentaje superior de impuestos.

actualizar renta ipc

¿Cómo incide la actualización del IPC sobre el impuesto de la Renta?

La clave última para evitar este fenómeno radica en deflactar el IRPF de la renta en base al IPC. O, lo que es lo mismo, se han de adaptar los tramos de tributación de esta en función del valor de la inflación, para que así los contribuyentes no se vean obligados a soportar más impuestos si, por la coyuntura, paulatinamente va creciendo el coste de la vida; algo que, por otra parte, resulta habitual en los sistemas económicos estables. 

De lo contrario, es decir, si no se lleva a cabo la ‘deflactación’ del IRPF, puede ocurrir lo que se expone en el siguiente ejemplo

El IPC interanual en España sube dos puntos porcentuales. Un trabajador por cuenta ajena experimenta que su nómina aumenta en idéntico porcentaje. Con este incremento salarial (a menudo, fijado por convenio), la empresa busca garantizar que su empleado no pierda poder de compra, puesto que sus ingresos crecen igual que lo han hecho los precios. Sin embargo, este aumento del sueldo puede propiciar que el trabajador entre en un tramo superior del IRPF y, por tanto, su porcentaje de tributación pase a ser más alto. En términos reales, esta persona no ganará más dinero (aunque vea compensada la subida del IPC) pero sí, en cambio, empezará a pagar más a Hacienda.

¿Cómo se calcula y subsana la influencia de la actualización del IPC sobre la Renta?

Con el propósito de evitar la situación mencionada en el ejemplo previo, el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Ley 35/2006, de 28 de noviembre) contempla la ‘deflactación’ de los tramos y las tarifas que componen el IRPF. No obstante, las Administraciones Públicas recaudan muchos millones de euros a través de este fenómeno, por lo que en la práctica, salvo en el caso de las Haciendas Forales de Navarra y País Vasco, no se han realizado correcciones en los tramos con arreglo al IPC desde el año 2008. 

Además, este efecto negativo sobre el bolsillo de la ciudadanía resulta especialmente dañino para la población de menor edad, puesto que conforma el colectivo de población con sueldos más modestos y, con frecuencia, pequeñas variaciones al alza en la nómina, en origen destinadas a equilibrar el impacto del IPC, implican que estos asalariados comiencen a cotizar en el tramo de IRPF inmediatamente superior y, por tanto, asuman una mayor retención fiscal.

NIVEL DE RIESGO
1/6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1 / 6 indicativo de menor riesgo y 6 / 6 de mayor riesgo.

BBVA está adherido al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito de España. La cantidad máxima garantizada es de 100.000€ por la totalidad de depósitos constituidos en BBVA por persona.

Cuenta Nomina Va Contigo

No pagaras comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento la tarjeta débito o crédito, si traes tu nómina, superior a 800 € o pensión o desempleo superior a 300 € (TIN 0,0%; TAE 0,0%)

¿De qué modo puedes saber cómo la actualización del IPC afectará en tu declaración de la Renta? Prevé tus ingresos y retenciones con la Calculadora de Sueldo BBVA

En definitiva, como se ha ido ahondando a lo largo del artículo, el resultado favorable (a ingresar) o desfavorable (a pagar) de tu declaración de la Renta supone uno de los numerosos ámbitos de la realidad cotidiana en los que el IPC puede jugar un papel determinante. De cara a entender hasta qué punto el Índice de Precios de Consumo influye en la presentación del IRPF se hace necesario conocer antes cuál es el valor actual del IPC, su trayectoria mensual y cómo ha evolucionado de un año al otro. 

El método más sencillo con el que averiguar el IPC consiste en visitar la página web del Instituto Nacional de Estadística (‘IPC en un clic’) que, como organismo oficial encargado de su cálculo dentro de España, publica mensualmente actualizaciones y permite consultar datos de la serie histórica, tanto del IPC general como de cada una de las 12 categorías de bienes y servicios de consumo sobre las que este baremo se establece. Además, en concreto, el INE dispone de un instrumento específico para el cálculo de la actualización del IPC en rentas de alquiler de viviendas e inmuebles.

A su vez, la Calculadora de Sueldo de BBVA es una herramienta online que, introduciendo únicamente una mínima información económica, personal y laboral, te ayuda a estimar tu sueldo neto mensual, el salario bruto anual que percibes, el importe de tu paga extra y las posibles retenciones a las que pueden hallarse sometidos tus ingresos. Si aún no has probado la calculadora salarial de BBVA y deseas saber más sobre la importancia del IPC a la hora de cumplimentar y presentar tu declaración de la Renta, entra en bbva.es o accede a través de la ‘app’ de BBVA.