¿Qué es una cuenta corriente?

La cuenta corriente es un contrato bancario mediante el cual el cliente realiza un depósito en la entidad financiera, con la ventaja de poder usarlo en cualquier momento y para diferentes objetivos.

El mercado de productos financieros ofrece infinidad de oportunidades al consumidor, entre las que se encuentran las cuentas corrientes. Y es que cualquier trabajador asalariado ha de contar con una, en la entidad bancaria que elija, en la que recibir sus emolumentos o, también, para transferir capital, liquidar las tasas que le correspondan y abonar las cuotas de un préstamo.

Normalmente, estas cuentas corrientes están asociadas a una tarjeta de débito o crédito, el instrumento mediante el que poder disponer del dinero que hay en ellas cuando se necesite. Este se retira en un cajero automático, en la ventanilla de la sucursal bancaria, vía cheque o por medio de una transferencia electrónica.

En todo caso, si el usuario titular decide cerrar la cuenta bancaria unilateralmente, no tendrá ningún inconveniente, siempre y cuando no haya cheques por cobrar. Antes de clausurar la cuenta, también es indispensable cancelar los créditos asociados a esta y pagar los sobregiros, en caso de que hubiera pendientes.

Si quieres saber más sobre los beneficios de tener una cuenta corriente, sus diferencias con otros servicios bancarios y cuáles son las condiciones que puede ofrecerte la Cuenta Online Sin Comisiones BBVA, no te pierdas este artículo.

¿Qué es una cuenta corriente?

En términos generales, una cuenta corriente es un contrato bancario que permite a un cliente depositar capital en la entidad financiera que prefiera. Tras ello, y como titular de la cuenta, puede hacer uso de este depósito cuando así lo decida, con diversos fines, de entre los que destaca (más si se es asalariado) la recepción de las retribuciones. Es decir, la gran mayoría de los trabajadores emplean su cuenta corriente como depositaria de su sueldo.

Por otra parte, también existe la denominada domiciliación bancaria. Este método permite abonar, de forma automática, determinados impuestos o, también, las cuotas de un préstamo bancario, entre otros. De este modo, el usuario puede despreocuparse de tener que realizarlos manualmente.

que es cuenta corriente

¿Cuál es el número de una cuenta corriente?

El número de una cuenta corriente es una codificación matemática, y estandarizada, que define a este producto bancario. Hasta el año 2014, las cuentas bancarias estaban representadas por el conocido como Código Cuenta Cliente (CCC), compuesto por 20 números. Pero la implantación de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) generó la imposición de uso del código IBAN (el cual puedes obtener gracias a nuestra Calculadora de IBAN), formado por un conjunto de dos letras y dos dígitos. 

Los números de una cuenta corriente en España, por tanto, suman un total de 24: 

- Dos letras: iniciales del país de procedencia de la cuenta (ES en el caso de España).

- Dos números: o dígitos de control (21 en el caso de BBVA).

- Código de Cuenta Bancaria: se compone, como hemos avanzado, de 20 dígitos:

- Los 4 primeros informan sobre la entidad bancaria de la cuenta.

- Los 4 siguientes indican la sucursal u oficina de la cuenta.

- Los 2 siguientes, y como ocurría en los finales del código IBAN, también son de control.

- Los 10 últimos corresponden al número de la cuenta corriente.

¿Quién es el titular de una cuenta corriente?

El titular de una cuenta corriente es aquel a cuyo nombre está abierta. Todas las cuentas bancarias (sin importar de qué índole sean) pueden ser individuales o estar abiertas a nombre de dos o más personas.

Dependiendo de la que se escoja, la cuenta puede ser solidaria, en la que cualquiera de los titulares puede hacer las operaciones en la cuenta que establezca el contrato bancario; o conjunta, para la que es necesaria la firma de todos los titulares, en caso de que sea preciso autorizar algún movimiento. Un ejemplo claro de esta última es aquellas que un cliente abre a nombre de su hijo. En este supuesto, el menor no podrá sacar dinero mientras el usuario, el padre, no firme también.

¿Cuáles son las condiciones de una cuenta corriente?

Conviene estudiar detenidamente las condiciones de una cuenta corriente, ya que mientras algunos bancos retiran sus comisiones en la mayoría de las gestiones, otros otros aplican algún cargo en función de la operación que se vaya a realizar.

A su vez, es importante conocer la red de cajeros de la que dispone la entidad en la que abrimos la cuenta corriente, puesto que sacar dinero en aquellas que no están vinculadas puede resultar bastante costoso. Por último, algunos bancos ofrecen descuentos, a los titulares, en los pagos realizados con tarjeta de crédito.

NIVEL DE RIESGO
1/6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1 / 6 indicativo de menor riesgo y 6 / 6 de mayor riesgo.

BBVA está adherido al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito de España. La cantidad máxima garantizada es de 100.000€ por la totalidad de depósitos constituidos en BBVA por persona.

Cuenta Online Sin Comisiones y Sin Condiciones

No pagarás comisiones de administración ni mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento la tarjeta débito.

¿Aún no tienes claro dónde abrir tu cuenta corriente? Más de 700.000 personas disfrutan ya de la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA. Se trata de una cuenta que no tiene comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento de la tarjetas de débito para cada titular y, también, carece de comisiones por retiradas de efectivo a débito en más de 6.000 cajeros automáticos BBVA en toda España ni en las transferencias online realizadas en el Espacio Económico Europeo*. Además, la Cuenta Online Sin Comisiones no te pide nada para no pagar estas comisiones, porque no es necesario domiciliar tu nómina o tus recibos, si no quieres, para disfrutar de sus ventajas. Y abrirla facilmente en bbva.es o la app en menos de 10 minutos, sin papeleos ni desplazamientos. 

* En bbva.es no pagas comisiones en tus transferencias en euros, coronas suecas o en Leu (ron) rumano dentro del ámbito del Espacio Económico Europeo (miembros de la Unión Europea + Islandia, Liechtenstein y Noruega). No incluidas las realizadas en soporte magnético, transferencias urgentes, OMFs (Orden de Movimiento de Fondos) y transferencias Valor Día y transferencias instantáneas. Para las transferencias no incluidas serán de aplicación los conceptos complementarios y gastos de transferencias establecidos a estos efectos.