¿Qué es y a cuánto asciende el tener buen colchón ahorrado?

Descubre el significado de este término tan común ya entre los ahorradores y la forma que tienes de conseguirlo.

Es oficial: el ahorro medio entre los españoles crece por segundo año consecutivo. Esto demuestra que estamos cada vez más concienciados sobre la importancia que tiene guardar una pequeña parte de nuestros ingresos (el porcentaje depende de las posibilidades de cada persona) para hacer frente a esos gastos que, de manera imprevista, pueden surgir y hacer un gran agujero en nuestra economía. 

Un objetivo, el del ahorro, que si bien está cada vez más arraigado, no ha perdido ni un ápice de su complejidad. Sigue requiriendo constancia, perseverancia y, sobre todo, mucha paciencia. Y es que conseguir ese anhelado colchón financiero no suele ser cosa de un día o una semana. Tampoco de un mes. Se trata de un objetivo a medio - largo plazo que, con todo, muchos terminan alcanzando hoy en día.

En este artículo vamos a profundizar en el concepto de colchón financiero, analizando por qué es importante contar con uno, las formas que tenemos de conseguirlo y a partir de qué cantidad se considera óptimo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un colchón financiero?

Como hemos comentado previamente, se conoce como colchón financiero a la cantidad de dinero ahorrada y con la que se puede afrontar cualquier contratiempo que pueda surgir, sin endeudarse por ello. Hace posible el pago, por ejemplo, de una avería producida en un coche o moto, así como de cualquier aparato eléctrico de la casa (lavadora, lavaplatos, horno, etc.) o de una derrama extra en la comunidad. También sirve de ayuda en el caso de que se produzca una reducción de ingresos por motivo, por ejemplo, de un ERTE. 

Tener un colchón financiero, ¿es importante?

Aunque la salud económica sea buena en un momento concreto, nadie puede asegurar que vaya a ser así siempre. Por eso, no está de más contar con un buen colchón financiero, pensando sobre todo en el futuro. De esta forma, si la situación empeora, se tendrá la tranquilidad de contar con ese dinero extra, y si nada cambia, se podrá optar por invertirlo un pequeño capricho.

¿Cómo construir tu colchón?

Son varios los métodos de ahorro que pueden ayudar en la consecución de ese colchón financiero. Destacan:

- Método Kakebo: de origen japonés, propone apuntar en una agenda (o libro de cuentas) todos los ingresos y gastos (sin dejar fuera ninguno, por muy pequeño que sea), categorizándolos por temática y por tiempo (diario, semanal o mensual). De esta forma, se podrá tener una visión real de la economía y, con ello, establecer metas que ayuden a ahorrar.

- Método Harv Eker: promueve un sistema de reparto basado en porcentajes prefijados, los cuales serían: 55% para las necesidades más básicas, 10% para formación, 10% para gastos que nos reporten un beneficio a largo plazo, 10% para satisfacer gustos personales, 5% para donativos y 10% para ahorro.

- Método de los sobresconsiste en reunir todos los ingresos obtenidos en efectivo, para luego dividirlo en sobres (en función del tipo de gasto) en los que se incluirá solo la cantidad necesaria.

El reto de las 52 semanas: consiste en introducir en un recipiente la cantidad de dinero equivalente a la semana en la que se esté. La primera semana añadiremos 1 €, en la segunda 2 €, y así sucesivamente.

El reto de los 30 días: similar al anterior, hace posible el ‘hacer hucha’ en un menor tiempo (y una cantidad inferior). Así, en este caso, cada día del mes se irá incorporando una cantidad equivalente a aquel en el que nos encontremos (en el día 1 meteremos 1 €, 2 € en el segundo, y así hasta 30 €, o 31 €, el último).

¿Qué cantidad hemos de ahorrar para tener un buen colchón financiero?

Para responder a esta pregunta, en primer lugar tenemos que hacernos otra: ¿Cuánto tiempo podré hacer frente a mis gastos si pierdo mi principal fuente de ingresos? Según lo que contestes, así será el colchón financiero que necesites. Lo normal, sobre todo si es la primera vez que lo haces, es que empieces por ahorrar el equivalente a 6 meses de GASTOS. Explicado con un ejemplo, si habitualmente gastamos 1.200 € cada mes (sumando hipoteca, suministros, comida, etc.), deberemos separar 7.200 € para contar con un buen colchón financiero.

Cuida de tu salud financiera

Siempre creando oportunidades, BBVA pone a disposición de sus clientes Salud Financiera, una experiencia que tiene como objetivo contribuir a que cualquier persona, sin importar su nivel de ingresos, pueda alcanzar un bienestar financiero, estado en el que la gestión del dinero impacta de forma positiva en su vida y al que es posible que llegue si equilibra sus ingresos y gastos, además de mejorar su toma de decisiones financieras.

¿Te gustaría saber más sobre qué es el ahorro y cómo la nueva experiencia Salud Financiera de BBVA puede ayudarte a mejorar tu capacidad al respecto? No lo dudes y consulta toda la información disponible en bbva.es y la ‘app’ de BBVA.