Cómo proteger a niños y adolescentes de las amenazas digitales

Internet y las nuevas tecnologías están proporcionando un sinfín de posibilidades a adultos y a menores, tanto en el ámbito laboral y educativo como en el tiempo destinado al ocio digital.

Durante los meses de vacaciones escolares, niños y adolescentes utilizan internet a diario para aprender, jugar, comunicarse con amigos, etc., por lo que la exposición a contenidos inapropiados o dañinos para ellos puede aumentar durante este período.

En función del rango de edad, los peligros y amenazas digitales pueden variar y, por tanto, también son diferentes las medidas de control y de seguridad que los padres deben tomar.

Con respecto a los más pequeños de la casa, se recomienda poner especial atención a los juguetes conectados. Además de analizar la edad recomendada para utilizar un determinado juguete, los padres deben leer detenidamente las especificaciones técnicas del mismo para conocer cuáles son sus funcionalidades, cómo desconectarlo cuando no se esté utilizando, si dispone de actualizaciones, etc.

En cuanto a los adolescentes, es aconsejable pactar con ellos el tiempo adecuado de conexión a internet, guiarlos y mostrarles contenidos favorables que se ajusten a sus necesidades e intereses, supervisar sus accesos web, etc.

A continuación se detalla una serie de recomendaciones generales válidas tanto para niños como adolescentes que pueden servir de ayuda a padres y tutores:

  • Utilizar herramientas de control parental para controlar el tiempo de uso de los dispositivos, filtrar y bloquear aplicaciones y contenidos inapropiados, etc.
  • Enseñar a los menores a configurar adecuadamente las opciones de privacidad de sus perfiles en redes sociales. Asimismo, es recomendable que los adultos conozcan los mecanismos y canales de reporte, bloqueo y rectificación que las redes sociales ponen a disposición de los usuarios.
  • Explicarles cómo deben crear sus contraseñas para que sean robustas, así como indicarles que no deben compartirlas con nadie ni introducirlas en equipos públicos.
  • Para evitar que accedan a información inadecuada para su edad, los padres han de anticiparse y proporcionarles contenidos adaptados a sus niveles de comprensión y madurez.
  • Animar y retar a los menores a aprender sobre ciberseguridad. Internet Segura for Kids, perteneciente al Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), dispone de divertidos juegos y unidades didácticas que pueden resultar de gran utilidad para este fin.