¿Cómo evitar un robo de identidad?

Sigue estas recomendaciones para reducir el riesgo de suplantación.
Las operaciones cotidianas de las personas tienden cada vez más hacia la digitalización. Desde comprar un vuelo hasta reservar un hotel o alquilar un coche, es posible organizar las vacaciones con tan solo unos clics y de la forma más práctica. No obstante, esta comodidad a veces puede volverse en contra y resultar en una actividad de riesgo si el usuario no toma una serie de precauciones o si la página web donde se realizan las operaciones no cumple con unos requisitos básicos de seguridad para proteger los datos personales y bancarios de sus visitantes. Descubre cómo evitar un robo de identidad siguiendo unos sencillos consejos.

¿En qué consiste un robo de identidad?

Internet ha aportado grandes mejoras en muchos aspectos, tanto a nivel profesional como social, aunque también tiene un lado más negativo: el de los ciberdelitos. Entre ellos se encuentra el robo o suplantación de identidad, que consiste en el uso indebido de datos personales y sin consentimiento del afectado con la finalidad de hacerse pasar por el mismo. La información sustraída para la suplantación de identidad puede ser la dirección de correo electrónico, los datos bancarios, el número y código de la tarjeta de crédito, las contraseñas o el número de seguridad social, entre otros

¿Cómo saber si se ha producido una suplantación de identidad?

En general, el afectado por una suplantación de identidad se da cuenta sin tener que hacer ningún tipo de comprobación, ya que suele recibir algún recibo de compra que no ha efectuado o alguna notificación de actividad online que no reconoce como propia. Si se tiene la sospecha de que se puede haber producido un robo de identidad, es recomendable hacer una serie de comprobaciones, tales como:

  • Consultar el extracto bancario para ver si hay algún movimiento sospechoso.
  • Leer las facturas por si se identifican cargos de compras no realizadas.
  • Comprobar la actividad online como, por ejemplo, los equipos y dispositivos en los que hay sesiones activas del correo electrónico.
  • Estar atento a la correspondencia postal y electrónica para detectar una posible actividad fraudulenta.

Consejos para evitar el robo de identidad

A medida que la tecnología avanza, también lo hacen las técnicas para usar la red de forma fraudulenta. Las personas que suplantan la identidad perfeccionan sus técnicas para conseguir los datos personales de sus víctimas, y es por esta razón que los internautas deben ser precavidos, sobre todo cuando introducen información sensible en alguna aplicación o página web. 

En general, los sitios online ya suelen implantar medidas básicas de seguridad como el protocolo HTTPS. Este se destina a la transferencia segura de datos de hipertexto, es decir, establece una conexión segura entre el servidor y el cliente que impide que los datos puedan ser interceptados por terceros no autorizados. No obstante, siempre es recomendable tomar una serie de medidas para evitar el robo de identidad. Algunas de ellas son:

  • Utilizar contraseñas robustas que contengan mayúsculas, números y símbolos y no compartirlas con nadie. 
  • Evitar introducir datos personales o realizar transacciones en páginas no seguras, es decir, aquellas cuyas URL no empiecen por 'https'.
  • Comprobar que se conoce a los contactos y seguidores antes de agregarlos a redes sociales, ya que en dichas plataformas se suele compartir información personal que podría ser utilizada para la suplantación de identidad. También conviene no compartir públicamente datos demasiado personales o que puedan resultar comprometedores y configurar adecuadamente los ajustes de privacidad de tus perfiles.
  • No introducir datos personales o bancarios en ningún servicio online si se está conectado a una red Wi-Fi pública.
  • Evitar introducir el nombre de usuario y la contraseña en enlaces extraños o sospechosos que vengan incluidos en correos electrónicos o SMS.
  • No proporcionar información personal en encuestas online o telefónicas.
  • Tener especial cuidado con los documentos que contengan una firma personal o huella digital.
  • No introducir los datos de pago en sitios web que puedan resultar sospechosos.
  • Utilizar un sistema de autenticación en dos pasos.

Qué hacer en caso de robo de identidad

Lo primero que debe hacerse en este caso es contactar con la plataforma donde se haya producido dicha suplantación. Ésta procederá a hacer una serie de comprobaciones para verificar que la persona que ha denunciado el robo de identidad es el verdadero titular y así poder restablecer las contraseñas y su acceso a ella. El usuario también debe contactar con su entidad bancaria para que suspenda o anule la tarjeta de crédito o de débito, evitando de esta forma el uso fraudulento de la misma.

Siempre es recomendable ser cuidadoso y tomar precauciones para evitar el robo de identidad. En BBVA nos tomamos muy en serio la seguridad para evitar que nuestros clientes puedan encontrarse en este tipo de situaciones pero, en el caso de que esto ocurra, disponemos de teléfonos de contacto 24h para informar de movimientos sospechosos. Si necesitas contactar con BBVA para informar de alguna operación que se haya realizado sin tu consentimiento, puedes hacerlo llamando al 900 102 801.

Recuerda que, además, tanto desde el espacio cliente de nuestra web como desde la app de BBVA puedes pausar o cancelar tus tarjetas de crédito en cualquier momento.