Víctor Gil

Director de la Orquesta Música del Reciclaje

 

“Si estamos en una sociedad inclusiva y nos consideramos una sociedad inclusiva, no deberíamos trabajar por la inclusión”

Puedes ver el vídeo completo aquí.

“Yo recuerdo que hace dos años, o tres, en el Teatro Real, fuimos a tocar con los chicos y con la Orquesta de Cateura”. De repente “se acerca la persona que estaba haciendo de maestro de ceremonias. Era una actriz que estaba leyendo o estaba contando lo que se había aprendido, que era el guión”. Llegó un momento en el que habló de “vosotros que trabajáis con niños en riesgo de exclusión social”. En ese momento, nuestro invitado miró “de reojo a muchos de los chicos que están aquí, que me miraron como diciendo: ¿están hablando de nosotros? O sea, ¿nosotros somos los que estamos en riesgo de qué? Si yo no me he puesto en riesgo de nada”. Se preguntaban: “¿exactamente esto va para mí? Y lo más importante: “¿por qué exactamente? A ver, cuéntenmelo”.

Fue, también en ese momento, cuando nuestro invitado vio su cara y se le ocurrió pensar una cosa: “habíamos estado ensayando porque los chicos tenían que entrar por el patio de butacas. Tenían que entrar por un sitio pequeñito y ubicarse en sus asientos. Habíamos dejado poco espacio entre la silla y el borde del escenario. Por eso, decidimos en el mismo ensayo echar todo un poco más allá”. Y es que, cuando se dieron cuenta “del problema de que hubiese niños con riesgo de caerse del escenario”, optaron por trasladar todo un poquito: “ajustamos y así los niños no corrían peligro de caerse del escenario”. Algo que, en su opinión “no es muy difícil de entender, la metáfora”. Y en el último de los casos “le decía yo, habrá que ampliar el escenario”. Es decir, “cuando vemos que hay un problema así, o estamos tomando demasiadas precauciones para que haya gente que se quede fuera del escenario, o lo ampliamos o nos achicamos, o algo habrá que hacer”. Si somos una sociedad inclusiva, o nos consideramos como tal, “no debemos trabajar por ella, ya que esta debe darse de forma natural”.

“Debemos ser una sociedad inclusiva y no tener que luchar tanto por serlo”

“Os voy a contar una cosa que nos pasó a Mercedes y a mí cuando empezamos este proyecto, de la que aprendimos muchísimo. Fuimos a la residencia materno-infantil Villa Paz. Era el primer contacto que teníamos con su directora, Sonia Hernando. Ese día le contamos lo que íbamos a hacer. Le indicamos cuál iba a ser el proyecto, las ganas que teníamos de empezarlo y de presentarle los instrumentos a los chicos, que los vieran y que nos conocieran. Ella nos mostró las instalaciones… nos recibió muy bien”. Sin embargo, “al llegar a su despacho, nos dijo algo que no se nos borró nunca: por favor, el día que no vayáis a venir, avisadme. Nosotros se lo haremos saber a los chicos. Si no lo hacéis, esperaremos al siguiente, y si en el siguiente no estáis, no vamos a permitir que nunca más entréis a este sitio. Porque a todos estos chicos les han fallado muchas veces, los han abandonado demasiado como para pasar de nuevo por lo mismo. Lo dijo de tal manera que dijimos: que dureza ¿no? Por otro lado, pensamos ¡qué maravilla! Nos ha dado una lección absoluta de compromiso. Por eso, nosotros hacemos lo que humildemente pueden hacer músicos y profes de música, que creo que es lo más coherente: cada uno hacemos lo que podemos

No sé cuantos de ellos serán músicos. Nosotros les enseñamos música, les damos herramientas, les hacemos sentir parte de un grupo. Les hacemos que tomen poder sobre ellos mismos, que se respeten más y que luchen por lo que ellos necesitan. Creo que es la única forma de integración, la única que merece la pena. Debemos ser una sociedad inclusiva y no tener que luchar tanto por serlo.

Biografía

La Orquesta de la Música del Reciclaje, una iniciativa social inspirada en la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura (Paraguay), que se trasladó a España en el 2014 para ofrecer formación musical a niños con situaciones complicadas y, a la vez, educar en valores como la solidaridad, la empatía, el trabajo en equipo o la disciplina. Una orquesta que utiliza instrumentos reciclados para empaparse de la fortaleza de las canciones populares universales, lanzando un mensaje motivador en torno al cuidado del medio ambiente y al valor de las segundas oportunidades.