Cómo comprobar una cuenta bancaria

Conoce aquí cómo funcionan los códigos IBAN y BIC/SWIFT para estar seguro de tener en tus manos un número de cuenta correcto

Antiguamente, los números de las cuentas bancarias, llamados Código de Cuenta Cliente (CCC), se dividían en diferentes apartados que permitían reconocerlos rápidamente y, a la hora de copiarlos, evitar errores. Desde el año 2014, sin embargo, el código IBAN pasó a sustituir al Código de Cuenta Cliente. Por ello, para poder comprobar una cuenta bancaria, es recomendable aprender a leer este código europeo y comprender cómo está configurado.

En este artículo te explicamos qué es el código IBAN y cómo puedes calcularlo, cuál es su aplicación a nivel europeo y su trascendencia en las cuentas bancarias.

CCC e IBAN

Hasta el año 2014, en España se operaba con el Código de Cuenta Cliente (CCC), que era una larga cifra de veinte dígitos, llamada clave SICA, compuesta por diferentes códigos de identificación:

  • 4 dígitos del código de la entidad bancaria.
  • 4 dígitos del código de la sucursal en que se abrió la cuenta.
  • 2 dígitos de un dígito de control.
  • 10 dígitos de número de cuenta.

Es decir: 1234 1234 00 1234567890

Esta estructura, sin embargo, fue modificada por el código IBAN, alfanumérico a escala europea, el cual sirve para identificar las cuentas bancarias, si bien haciendo uso de criterios algo diferentes.

Acrónimo, por sus siglas en inglés, de International Bank Account Number, el código IBAN se corresponde al estándar EBS204 promulgado por el Comité Europeo de Estándares Bancarios para unificar el sistema de cuentas bancarias en Europa.

El código IBAN se utiliza en los países de la zona única de pagos (o SEPA), de modo que lo comparten tanto los países de la Unión Europea como Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Mónaco.

Con el código IBAN, además, los países de la Unión no solo comparten un código similar, sino que, además, con este se aseguran todos ellos la correcta transmisión de los datos. El código en sí difiere en el número de dígitos de cada país, pero su configuración ha introducido una unidad que ha facilitado el comercio y las transferencias comunitarias.

En efecto, el número de dígitos del código IBAN varía de país a país, pues presenta, por ejemplo, 30 dígitos en el caso de Malta y tan solo 12 en el de Bélgica. España se sitúa aquí en un término medio con 24 dígitos. Los 24 caracteres que lo configuran, y que nos ayudan a su vez a calcular dicho código IBAN, se constituyen de la siguiente manera:

  • 2 letras iniciales, ES, para indicar que es una cuenta de España.
  • 2 cifras o dígitos de control.
  • 4 dígitos correspondientes al código de la entidad financiera.
  • 4 dígitos para referir el código de la oficina financiera donde se formalizó la cuenta.
  • 2 dígitos de un nuevo código de control para validar el número de cuenta (es un algoritmo matemático).
  • 10 dígitos de número de cuenta.

Es decir: ES12 12 1234 1234 00 1234567890

La unificación de códigos IBAN en Europa, por tanto, ha supuesto una ampliación del antiguo CCC. No obstante, con un poco de paciencia, en los nuevos códigos IBAN se pueden rastrear sin grandes problemas los números de cuentas de toda la vida, ya que, en cierto modo, siguen siendo la parte constituyente del nuevo código. Esta posibilidad se conservó una vez se convirtieron los números de cuentas para evitar tener que abrir miles de millones de cuentas en toda Europa para hacer frente al nuevo ordenamiento.

¿Cómo se comprueba, pues, una cuenta bancaria? Atendiendo a que los números y las partes del código se correspondan a los criterios enunciados. Existe, sin embargo, una posibilidad añadida gracias al código BIC o SWIFT, que evita que se pierdan las transferencias.

BIC o SWIFT

Para poder comprobar una cuenta bancaria, existe, además del código IBAN, otro código: el BIC o SWIFT. Este código se conforma con una serie de dígitos mediante los cuales se define la sucursal en concreto de la que depende la cuenta. Su utilidad se pone de manifiesto ante todo en la realización transferencias fuera de la Unión Europea, en las que, en ocasiones, no es suficiente la información recogida en el código IBAN. No en vano, “SWIFT” procede de la entidad inglesa Society for World Interbank Financial Telecommunication, una sociedad bancaria internacional que se remonta al año 1973 y en la que, actualmente, están inscritos más de 9.000 miembros en todo el mundo.

El código alfanumérico SWIFT, también llamado BIC (Bank Identifier Code), es un código de ocho u once caracteres que se configura de la siguiente manera:

  • Nombre de la entidad bancaria, por ejemplo, BBVA.
  • Código del país, en el caso de España, ES.
  • Código de la provincia, por ejemplo MM para Madrid.
  • Código de la sucursal.

Es decir, una sucursal de BBVA en Madrid presentará, por ejemplo, el siguiente código: BBVAESMM123

Este código, entre otras ventajas, permite la emisión de un mensaje cifrado por parte del banco emisor para que el banco receptor esté al tanto de que recibirá una transferencia de su cliente y, así, comprobar una vez más, que la transferencia llegue a buen término.

En definitiva, existen diferentes formas de comprobar una cuenta bancaria, si bien todas ellas radican en un detallado análisis del código IBAN. Este, acompañado del SWIFT, sirve para garantizar que las transferencias lleguen a su destino.

CTA Hazte Cliente
Cuentas - También podría interesarte

También podría interesarte