¿Qué factores influyen en nuestras decisiones de compra?

La publicidad, las modas y la presión de grupo son tres de los elementos que suelen condicionar con mayor fuerza el uso del dinero por parte de los consumidores, sobre todo de los más jóvenes.

Vivir es tomar decisiones. Una tras otra: a qué dedicas el tiempo, con quién lo pasas, cómo te diviertes. Y, claro, también has de elegir el uso que das al dinero. Sobre los distintos hábitos de consumo, el comercio electrónico ha transformado la forma en que millones de personas adquieren bienes y servicios

La presencia de numerosas ventajas en este novedoso canal ‘online’, tales como el hecho de poder efectuar tus compras sin moverte del sofá, la rapidez de entrega y la posibilidad de beneficiarte de grandes descuentos, explica el ‘boom’ que hoy experimentan las ventas online. Pero, ¿cuáles son los productos y artículos más consumidos y que marcan tendencia? ¿Y por qué precisamente estos y no otros?

Si quieres saber qué elementos suelen condicionar tus decisiones de compra, en este post podrás averiguar cómo la publicidad, las modas del momento y la presión de grupo influyen sobre tus preferencias de consumo. ¿Te interesaría conocer más? ¡No dejes de leer!

Entre el corazón y la cabeza: ¿qué te mueve a realizar tus compras?

“¿Por qué lo quiero comprar?”, se vuelve una pregunta más común de lo que pudiera parecer. Y es que, a veces, resulta difícil encontrar la razón que impulsa a desear un producto determinado. A este respecto, se ha estudiado a través de diversas investigaciones que la decisión de compra activa es un complejo mecanismo en el cerebro humano que combina tanto aspectos emocionales como racionales.

Aunque las personas están acostumbradas a escoger, ya que se toman decisiones constantemente (por ejemplo, ¿vas andando o en medio de transporte? ¿Con qué prendas de ropa te vistes cada día? ¿Qué cenarás esta noche?), elegir es una actividad que siempre se halla sujeta a elementos condicionantes, como los rasgos psicológicos y las preferencias personales. 

Sucede igual cuando te decantas por la adquisición de un artículo concreto. Estos son algunos de los aspectos que influyen en las decisiones de compra de los consumidores:

  • Hay compras, como en el caso de los medicamentos y alimentos, que tratan de satisfacer necesidades básicas de la vida.
  • En ocasiones, el uso del dinero no es otro que el de la adquisición de productos que sustituyan a otros que se encargaban de una función particular, pero se han averiado o caído en desuso.
  • Las actitudes y creencias personales juegan un rol esencial en buena parte de las compras. Por ejemplo, ciertos artículos son adquiridos porque el consumidor realiza una labor solidaria con su adquisición, puesto que un porcentaje del precio de venta se destinará a un propósito social.
  • La identificación con el bien en cuestión y la exclusividad o escasez del mismo son a menudo dos elementos relevantes en un proceso de decisión de compra.
  • Por supuesto, la existencia de un precio reducido y de una interesante relación calidad/precio animan a los compradores a hacerse con el producto o servicio.
  • No pocos compradores adquieren bienes debido a un impulso momentáneo que ni siquiera se detienen a identificar. La publicidad, las modas y la presión de grupo poseen esta capacidad de incidir en las personas, generándoles repentinos estímulos de compra.

El fenómeno de las ventas ‘online’ ha añadido nuevos factores a la hora de decidir si adquieres un producto o no. Seguidamente, se recogen cuatro de los más significativos:

  • La grata experiencia que te supone, como usuario, el realizar tus compras desde donde quieras y en cualquier momento, sin necesidad de desplazarte.
  • Resulta frecuente que las adquisiciones ‘online’ te ofrezcan más facilidades de aplicar personalizaciones a los artículos que se compran.
  • Si lo comprado no es lo que esperabas, este canal de venta online suele presentar mayor flexibilidad para las devoluciones.
  • Por último, en Internet los usuarios pueden consultar la opinión de otros compradores sobre un producto antes de su adquisición. Estas valoraciones suelen tener mucha influencia en la decisión de compra.

¿Cómo la publicidad, las modas y la presión de grupo también pueden influir en tus decisiones de compra?

Quizás nunca hayas reparado en ello, pero a diario recibes miles de estímulos de compra. Porque la publicidad está allá donde mires. En la calle, a cada paso te topas con carteles, escaparates y promociones. Dentro de casa, la televisión rebosa publicidad. Y los anuncios también son una constante cuando navegas por Internet o accedes a tus redes sociales desde el teléfono móvil, la ‘tablet’ o el ordenador. 

Se trata de un auténtico ‘bombardeo’ publicitario, al que se suman las diferentes modas que van y vienen, y la presión de grupo, dando lugar a una pregunta casi inevitable: “¿Voy a ser yo la única persona que no se lo compre?”. Naturalmente, estos elementos inciden en tus decisiones de compra y no siempre se logra permanecer ajeno. Sin embargo, estas debieran obedecer a un deseo personal, con independencia del motivo detrás de esa adquisición: si lo necesitas por determinada razón o es que a lo mejor te sientes identificado con el producto, aludiendo a dos ejemplos.

¿En qué consiste la salud financiera y cómo puede ayudarte a gestionar tus decisiones de compra, especialmente si eres joven?

La publicidad, las modas e incluso la presión de grupo producen continuos estímulos de compra y a veces no resulta sencillo mantenerlos bajo control. Frente a los peligros de dejarse llevar y terminar cayendo en adquisiciones impulsivas que luego pueden repercutir negativamente sobre tu bolsillo, el concepto de salud financiera te propone poner en marcha una planificación de tus ingresos para que cuentes siempre con el dinero necesario de cara a cubrir los gastos cotidianos e ir generando, además, un volumen de ahorro contra futuros imprevistos.

Los jóvenes constituyen uno de los grupos de población más activos en Internet y también uno de los que efectúan mayor cantidad de compras, tanto en establecimientos físicos como vía comercio ‘online’. Con el objetivo de ayudar a monitorizar y reducir los gastos, BBVA ha desarrollado la herramienta BBVA Bconomy, un instrumento de finanzas personales que permite a los clientes de la entidad desglosar sus gastos mensuales y compararlos con los de otras personas anónimas de perfil similar, para así averiguar si están pagando de más. Si deseas conocer en profundidad esta y otras oportunidades de ahorro que BBVA puede ofrecerte, visita tu oficina BBVA más próxima, entra en bbva.es o infórmate a través de la ‘app’ móvil de BBVA.