Cómo aprender a ahorrar dinero de forma sencilla

Controlar tus finanzas y aprender a ahorrar dinero son aspectos fundamentales para que tu economía personal o familiar sea óptima, evitando el endeudamiento excesivo y los problemas para llegar a fin de mes.

 

Grande es el esfuerzo a realizar para, mes a mes, ingresar la nómina en la cuenta bancaria. Sin embargo, gastarlo no resulta tan complicado, si se suman los pagos fijos, los variables y el dinero que se dedica al ahorro. Una partida, está última, de gran valor para la economía familiar, tanto a medio como a largo plazo. 

Ahorrar dinero: ¿es sencillo?

‘Hacer hucha’ es tan necesario como, en ocasiones, complicado. 

Acumular una cierta cantidad de dinero permite que se cumplan objetivos que van desde la puesta en marcha de un proyecto que se tiene en mente hasta el darse unas merecidas vacaciones tras un año de duro trabajo. También, y más a corto plazo, ayuda a afrontar un gasto inesperado (la rotura de un electrodoméstico, el cambio de un mueble, etc.).

Por eso, y a pesar de su “aparente” complejidad, desde BBVA vamos a mostrarte, en este artículo, cómo puedes aprender a ahorrar dinero de forma sencilla con la aplicación de estos pequeños consejos. ¿Estás listo? ¡Vamos con ello!

¿Quieres mejorar tu salud financiera?
La app de BBVA te ayuda a gestionar mejor tus finanzas personales y a aumentar tus ahorros, para que puedas vivir más tranquilo.

¿Cómo puedo aprender a ahorrar dinero?

Aprender a ahorrar dinero no es una tarea sencilla, pero sí factible. Lo más complicado, quizás, es cambiar esos hábitos y costumbres tan arraigadas. Ser capaces de, poco a poco, ir modificándolas (no tiene porque ser ‘de golpe’) supondrá un gran paso hacia la consecución de la meta principal: el ahorro.

¿Qué se puede hacer para conseguirlo?

- Revisar las cuentas: antes de tomar cualquier decisión, lo primero es comprobar el estado en el que se encuentra la economía personal y/o familiar. Un estudio, el que se lleve a cabo, que incluirá todo lo que pueda afectarla (directa e indirectamente): ingresos, gastos, deudas, etc.

Sirve de ayuda para: conocer cómo se encuentran las finanzas y, con ello esto, ser conscientes de las necesidades reales que se tienen.

- Diseñar un presupuesto: en él deben aparecer tanto los ingresos como los gastos, clasificados según su tipología y jerarquizados en base a su importancia y, sobre todo, al impacto económico que tienen. Todo esto, sumado, dará una visión general de aquello en lo que se invierte el dinero.

Sirve de ayuda para: separar entre los gastos que se han de mantener, por ser estos indispensables, y los que son prescindibles.

- Establecer una cantidad concreta para el ahorro: los expertos indican que esta debe ser de un 10% de lo ganado. Se recomienda que se tome como un gasto fijo más (junto a otros que ya se tienen como la luz, el gas o el agua), ya que no hacerlo hará más difícil el mantenerlo en el tiempo.

Sirve de ayuda para: conseguir la cantidad de dinero que se requiere para, como se avanzaba al inicio del artículo, la consecución de otros objetivos. 

ahorrar dinero de forma sencilla

Otros pequeños gestos a aprender para ahorrar dinero

Aprendidos ya parte de los pasos a dar para ahorrar dinero, en este apartado avanzamos esas pequeñas acciones que harán posible el seguir reduciendo gastos y, además, llevarán a alcanzar el 10% que se ha establecido como meta inicial de ahorro.

Aprender a ahorrar dinero: en la compra

- Elaborar una lista con aquello que se necesita y solo adquirir lo que se apunte en ella.

- Comparar ‘online’ el precio de dichos productos, para ver en qué establecimiento está más barato.

- Aprovechar las ofertas, siempre y cuando se apliquen en artículos que sean necesarios (sino, la compra puede salir cara).

- No evitar las ‘marcas blancas’, ya que suelen tener una calidad parecida y un coste inferior.

Aprender a ahorrar dinero: en las facturas

- Revisar la tarifa que se tiene contratada (por si no se adecuase a las necesidades que se tienen).

- En el caso de la luz, ajustar el consumo a las horas valle (siempre que sea posible), programar los aparatos y/o evitar el consumo fantasma son fórmulas sencillas de aplicar para ‘hacer hucha’.

- En el caso del gas, moderar la temperatura ambiente (la que hay en el interior de la vivienda), la cual debe estar entre los 20º C y los 21º C (cada grado de más supone, aproximadamente, un 7% más de combustible), aislar bien la casa (puertas y ventanas en primer lugar) o aprovechar las hora de sol son también soluciones fáciles para lograr el ahorro deseado.

Aprender a ahorrar dinero: en el día a día

- Comer menos fuera de casa y ‘tirar más de tupper’.

- Suprimir ciertos vicios (tabaco, alcohol o juego, por ejemplo).

- Dar de baja aquellas plataformas de contenidos que se vean poco (o incluso nada).

Cuida de tu salud financiera

Siempre creando oportunidades, BBVA pone a disposición de sus clientes Salud Financiera, una experiencia que tiene como objetivo contribuir a que cualquier persona, sin importar su nivel de ingresos, pueda alcanzar un bienestar financiero, estado en el que la gestión del dinero impacta de forma positiva en su vida y al que es posible que llegue si equilibra sus ingresos y gastos, además de mejorar su toma de decisiones financieras.

¿Te gustaría saber más sobre cómo la nueva experiencia Salud Financiera de BBVA puede ayudarte a ahorrar dinero? No lo dudes y consulta toda la información disponible en bbva.es y la ‘app’ de BBVA.