hipotecas

¿Qué es una hipoteca puente?

Comprar una nueva casa sin haber terminado de pagar la actual es posible. Te explicamos la forma de hacerlo.

Estar a gusto en una casa no significa que haya que conformarse con ella. De hecho, son muchos los que, por capricho o porque las circunstancias les obligan, toman la decisión de cambiarse

El problema llega cuando, con la decisión tomada (y la alternativa ya elegida), se dan cuenta de que todavía tienen pendiente la devolución de una parte de la hipoteca que se solicitó para pagar el inmueble actual. Si es tu caso, este artículo te interesa. En él vamos a explicarte qué es una hipoteca puente, como funciona y los gastos que supone elegirla, así como sus ventajas y sus inconvenientes. ¡No dejes de leer!

¿Qué es una hipoteca puente?

Una hipoteca puente es un préstamo que facilita la compra de la vivienda nueva mientras se vende la que, en ese momento, se tiene en propiedad (y todavía hipotecada). 

¿Cómo funciona una hipoteca puente?

Para saber cómo funciona una hipoteca puente, lo primero es entender que su “mecanismo” es diferente al del resto de tipologías de hipoteca (fija, variable o mixta).

Al comprar la casa nueva, y formalizar el préstamo que hará posible su pago, es cuando la entidad bancaria unifica ambas hipotecas (quedando ambos inmuebles como garantía). El titular, por su parte, adquiere el compromiso de vender su antigua vivienda en un plazo definido (que suele situarse entre los 2 y los 5 años). El banco, por su parte, le facilitará el pago de una sola cuota, por una cantidad reducida, durante este periodo (la cual incluirá, en su mayoría, intereses).

En el momento que se encuentre comprador para el viejo inmueble, y se cierre el proceso de compra-venta, el dinero obtenido en ella se utilizará para cancelar la deuda que se ha contraído. De esta forma, y como al inicio del proceso, quedará únicamente una hipoteca: la de la casa nueva. 

¿Y si no se consigue vender la vivienda?

Lo habitual es que, durante el periodo de carencia de la hipoteca puente, se encuentre una persona, pareja o familia que adquiera el inmueble. Sin embargo, hay veces (pocas) en las que esto no ocurre. Si se da el caso, y se acaba el plazo, el titular se verá en la obligación de empezar a pagar la cantidad de la que, hasta la fecha, estaba exento (es decir, ha de abonar las cuotas normales de ambas hipotecas).

hipoteca puente

Condiciones para solicitar una hipoteca puente

Contar con unas características tan distintas a la habituales en el resto de hipotecas, hacen que sus condiciones también disten de lo más común. Por ejemplo:

- Con la hipoteca puente se puede acceder al 100% del valor del inmueble que se desea adquirir, y de sus gastos, siempre y cuando la suma del nuevo préstamo hipotecario y de la cantidad todavía por devolver del que se tiene pendiente, no sea superior al 80% del valor de tasación de ambas casas.

- El plazo máximo llega hasta los 35-40 años.

- Al amortizar la deuda contraída con la hipoteca puente, con el dinero de la venta de la vivienda antigua, lo normal es que el banco no cobre ninguna comisión.

También hay que tener en cuenta que, previo a la concesión del préstamo, el banco realizará un análisis de solvencia del peticionario, con el objetivo de conocer tanto su nivel de ingresos como si, en base a este, podrá hacer frente a las cuotas mensuales. También se comprobará si tiene alguna deuda pendiente.

Ventajas e inconvenientes de una hipoteca puente

Ventajas

- Permite vender la vivienda actual con cierta flexibilidad, al dar varios años para ello.

- Facilita el abono de las cuotas del préstamo durante el periodo de carencia, al reducir la cuota durante ese tiempo (la cual se compondrá, en un porcentaje muy elevado, de intereses).

- Hace posible que se acepte la mejor oferta que se recibe por la casa, no teniendo que optar por la primera que llegue (al querer deshacerse de ella cuanto antes).

Además, y mientras encuentra un comprador, el propietario puede alquilarla, lo que le ayudará a sufragar los gastos de la hipoteca puente.

Inconvenientes

- Como hemos avanzado, el titular de la hipoteca puente asume el riesgo de no vender la vivienda en el tiempo estipulado, lo que le llevaría a tener que abonar las cuotas normales del préstamo.

- La vivienda puede perder valor con el paso del tiempo, recibiendo por ella una cantidad menor al venderla (recordemos que esta le ayudará a afrontar  la deuda que tiene pendiente).

- Las exigencias de la entidad bancaria suelen ser altas a la hora de conceder una hipoteca puente.

¿Buscas una hipoteca para tu nueva vivienda?

Si has encontrado la casa de tus sueños, y necesitas financiación, desde BBVA ponemos a tu disposición nuestra Hipoteca Fija, cuyas condiciones puedes consultar en bbva.es y en la app de BBVA. Y si antes quieres saber lo que vas a pagar cada mes, dispones de nuestro simulador de hipotecas, con el que obtendrás toda la información que necesitas para decidirte, de forma rápida y sencilla. ¡Calcula la cuota de tu hipoteca ahora!