Inversiones sostenibles: ¿cuáles son sus principales ventajas?

Las inversiones sostenibles, aquellas que se rigen por criterios ‘ASG’, presentan tres grandes ventajas: rentabilidad, diversificación y cuidado del entorno.
Sostenibilidad y rentabilidad ahora caminan juntas. Los fondos de inversión temática con un enfoque sostenible ofrecen a los ahorradores un atractivo retorno económico a cambio de financiar activos que contribuyen a preservar la naturaleza. Y es que la creciente conciencia ecológica de dimensiones globales ha llegado a los mercados. Hoy en día, empresas e instituciones apoyan la urgente necesidad de desarrollar soluciones a los graves problemas medioambientales que afectan al planeta y ponen en riesgo la vida de miles de millones de personas.
Megatendencias de inversión
Empieza a invertir ahora en un futuro mejor para ti y para todos.
La inversión socialmente responsable (ISR, por sus siglas) o también llamada, de forma más breve, inversión sostenible es una modalidad de inversión temática o alternativa que se caracteriza por seguir una estrategia inversora marcada por la participación en fondos centrados en activos que operan a partir de los denominados criterios ‘ASG’. Si quieres conocer más en detalle qué ventajas puede ofrecerte como ahorrador depositar en inversiones sostenibles tus objetivos de rentabilidad a medio y largo plazo, sigue leyendo, porque aquí encontrarás todas las claves.

Inversiones sostenibles: ¿qué las caracteriza?

Los criterios ‘ASG’ conforman una de las megatendencias del momento. Si, por un lado, las megatendencias, el pilar básico del sistema de inversión temática, son vectores irreversibles de transformación social y económica que están llamados a determinar los hábitos, los mercados e incluso el modo en que se entenderá la vida el día de mañana, por otro, dentro de la órbita empresarial, los criterios ‘ASG’ se han universalizado, alcanzando tremenda popularidad en apenas unas décadas.

Sintetizados bajo el acrónimo ‘ASG’ (‘ESG’, en la versión inglesa: ‘environmental’, ‘social’ y ‘governance’), estos criterios hacen referencia a la puesta en valor de aspectos ambientales, sociales y de buena gobernanza a la hora de dirigir una compañía y abordar cualquier proyecto. Así pues, dentro de la órbita bursátil, inversiones sostenibles resultan aquellas que conjugan al mismo tiempo la búsqueda de rentabilidad para el bolsillo de sus ahorradores con la incorporación de los mencionados criterios. 

Lo anterior genera distintos tipos de inversión sostenible, dependiendo del grado de compromiso que los activos financiados adquieran con respecto a los criterios ‘ASG’:

  • Fondos de inversión sostenible que se limitan a no participar en valores que no cumplan mínimamente con aspectos medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo. Estos fondos, por ejemplo, nunca invierten en activos vinculados a la fabricación de armas, el tabaco o los combustibles fósiles.
  • Algunas sociedades gestoras de fondos de inversión temática especializados en criterios ‘ASG’ van más allá y exigen, para participar en un activo, que este se halle alineado con cierta normativa internacional o que sea una de las empresas punteras de su sector en materia de sostenibilidad (‘best practices’), entre otros requisitos.
  • Por último, la inversión de impacto resulta el tipo de inversión sostenible más exigente en cuanto a criterios ‘ASG’, ya que, como su propio nombre indica, esta planificación inversora trata de ‘producir un impacto’ positivo y cuantificable en la naturaleza y/o la ciudadanía. 

¿Cuáles son las ventajas que te aporta realizar inversiones sostenibles?

Al igual que la concienciación ecológica sigue expandiéndose y calando sin parar en un mayor número de personas, los criterios ‘ASG’ y el concepto de inversión sostenible en sí mismo son volubles, no dejando jamás de crecer y ampliarse. En estos momentos, nuevos valores sociales, como la inclusión, igualdad, representatividad y solidaridad, empiezan a formar parte de cada vez más inversiones sostenibles, enriqueciéndolas y afianzando la idea clave de que rentabilidad y sostenibilidad no están reñidas, sino que resultan perfectamente compatibles y complementarias en una estrategia inversora.

Las inversiones sostenibles están de moda, aunque no se trata de ninguna moda pasajera. Han llegado para quedarse y están viviendo un auténtico ‘boom’ entre los ahorradores. A este respecto, no cabe duda de que, al no haber un ‘planeta B’ al que marcharse llegado el caso, solventar los serios problemas ecológicos y socioeconómicos que amenazan a la humanidad en la actualidad requerirá en los próximos años de inversiones millonarias en recursos e iniciativas que ayuden a revertir esta fatal situación.

El futuro debe teñirse de ‘verde’; por ello, la inversión temática en sostenibilidad cotiza ya al alza y se espera que esta megatendencia no haga, sino incrementar su relevancia en décadas venideras. Recientes estudios cifran en torno a un 10% anual el retorno que ofrecen determinados fondos de inversión con marcada vocación medioambiental. De hecho, superando la mejor de las expectativas de éxito, los activos que apuestan por la sostenibilidad han resistido especialmente bien la inestabilidad sufridas en los mercados durante los últimos meses, a raíz de la pandemia del virus de la COVID-19.

La lucha contra el cambio climático, la transición energética hacia un modelo productivo y social más ético con la naturaleza y la economía circular, donde los residuos han de dar lugar a nueva materia prima mediante técnicas de reciclaje, son solo tres de las numerosas tendencias que abarcan las inversiones sostenibles y con las que procuran generar rentabilidad mientras contribuyen a un futuro próspero.

Poder ser artífice y protagonista de la financiación de estos grandes cambios socioeconómicos es uno de los alicientes de las inversiones sostenibles. Y es que los fondos de inversión temática permiten a los ahorradores desempeñar un rol impulsor trascendental en las transformaciones e innovaciones que aún están por llegar. Ya no consiste únicamente en rentabilizar tu inversión, sino que gracias al capital invertido contribuirás en causas favorables para toda la sociedad, por lo que la vinculación afectiva y tu nivel de satisfacción como inversor aumentarán.

La sostenibilidad atañe a sectores muy diferentes, de modo que este tipo de fondos de inversión temática equilibra su exposición a activos, consiguiendo así una fuerte diversificación de la cartera de valores, algo que siempre redundará en una disminución significativa del riesgo si surge cualquier eventual imprevisto. Además, la rentabilidad también se ve beneficiada cuando trazas una planificación inversora con fondos sostenibles, puesto que los activos que más y mejor cumplen con los criterios ‘ASG’ suelen ser los líderes de su campo, aquellos que se encuentran en una posición preferente, de mayor solidez y preparación frente al mañana.

BBVA, tu asesoramiento experto en inversiones sostenibles

De la mano de BBVA, participar en fondos de inversión sostenible te resultará ágil y sencillo. Siempre a tu lado, la entidad está comprometida a proporcionarte el mejor asesoramiento integral en inversión temática y megatendencias. Así pues, a través de su servicio Quality Funds, BBVA pone a tu disposición la excelencia en el trabajo y la dilatada experiencia de un nutrido equipo de selectores, que se ocuparán de localizar por ti los fondos de inversión sostenible más rentables, pertenecientes a las mejores gestoras internacionales.

Asimismo, BBVA Asset Management, con 50 años de experiencia en la gestión de activos y 7,5 millones de clientes alrededor del mundo, te ofrece una extensa gama de vehículos de inversión diseñados especialmente para tu perfil inversor. Dentro del ámbito de las inversiones sostenibles, por ejemplo, el fondo de renta variable BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible ISR, FI incorpora criterios de inversión socialmente responsable a la hora de seleccionar los activos en que participa. Principalmente, este fondo apuesta por compañías con perspectiva de crear valor a medio y largo plazo para el inversor y que integren, tanto en su estrategia de futuro como en la operativa cotidiana, oportunidades de minimizar los riesgos sociales, ambientales y de gobernabilidad de la empresa.

Si deseas conocer en profundidad esta y otras opciones de incrementar la rentabilidad de tu cartera de valores participando en inversiones sostenibles, y así empezar desde hoy a obtener el máximo provecho de las múltiples ventajas que estos fondos temáticos pueden revertir en tus expectativas de retorno financiero, cuentas con toda la información al respecto en bbva.es o en la ‘app’ de BBVA.