Seguro de vida al contratar una hipoteca

Te contamos por qué es recomendable tener un seguro de vida al contratar una hipoteca

Entre los requisitos más frecuentes para la concesión de un préstamo hipotecario se encuentra la contratación de un seguro de vida por parte del titular de la hipoteca. Aunque no es obligatorio, tener un seguro de vida es muy recomendable ya que en caso de fallecimiento o incapacidad permanente total o absoluta del titular, será el seguro, y no los herederos, quien se haga cargo de pagar a la entidad bancaria el capital pendiente del préstamo.

Existen seguros de vida asociados al pago de la hipoteca. Estos seguros se contratan en el mismo momento en que se concede el préstamo hipotecario, aunque no es obligatorio hacerlo con el banco que concede la financiación. En función del tipo de pago de la prima que hayamos escogido podemos encontrar diferentes modalidades de seguro de vida:

- Pago de capital constante: se paga la misma prima a lo largo de toda la vida de la hipoteca y, en caso de fallecimiento, el seguro cubriría el pago de la hipoteca y quedará un capital adicional que se pagará a los beneficiarios designados por el titular.

- Pago en función del capital pendiente: la prima del seguro de vida se va reduciendo conforme se va amortizando el préstamo hipotecario. El seguro se extingue tras el pago de la última cuota mensual de la hipoteca.

- Pago de una prima única: se realiza el pago total del coste del seguro en el momento inicial. Algunos bancos ofrecen incluir dentro del préstamo hipotecario la financiación el pago de esta prima.

Seguro de vida e hipoteca - BBVA

En caso de fallecimiento del titular de la hipoteca

Si el titular de la hipoteca fallece, la compañía aseguradora pagará el capital pendiente a la fecha de fallecimiento. De no haber contratado un seguro de vida, los herederos deberán optar por una de estas tres alternativas:

- Rechazar completamente la herencia y, por tanto, no ser propietarios del inmueble hipotecado.

- Aceptar la herencia a beneficio de inventario. Permite a los herederos recibir los bienes hereditarios y responder a las deudas del fallecido con esos mismos bienes y  sin necesidad de exponer los bienes propios.

- Aceptar la herencia y responder a las deudas hipotecarias que conlleva.

Si la hipoteca contaba con dos titulares, la deuda se dividirá al 50 % entre el titular restante y los herederos; si estos rechazan la herencia, será el titular restante el que deba asumir el pago de la hipoteca de manera íntegra.

En caso de cancelación anticipada del préstamo

Si el cliente decide pagar su préstamo hipotecario de manera anticipada se pueden dar dos situaciones. Una, si el titular decide cancelar el seguro, recibirá parte de la prima de su seguro no consumida. Otra, el seguro de vida puede seguir vigente pasando a ser beneficiario quien nombre el cliente y, si no lo hiciere, sus herederos.

¿Se puede dar de baja un seguro de vida contratado con una hipoteca?

Es posible cancelar el seguro de vida si ha transcurrido más de un año y se avisa con un  mes de antelación. Tan solo es necesario notificarlo a la aseguradora.

Otra opción es anular el seguro de vida dentro de los 30 primeros días posteriores a su contratación y, como en el anterior caso, tan solo hay que hacerlo saber a la compañía aseguradora, aunque la aseguradora cobrará la prima por la parte proporcional del tiempo en que el seguro haya estado vigente.

Seguro de vida al contratar una hipoteca