> 
 > 
Gastos coche electrico

Gastos del coche eléctrico y cómo conseguir un préstamo

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de vehículos y cómo conseguir financiación para que puedas comprarte uno

A día de hoy, muchos se plantean si comprar un coche eléctrico es rentable a largo plazo, dado que su precio de compra suele ser ligeramente superior al precio de un vehículo de gasolina o diésel. Su gran ventaja radica en el ahorro en combustible y el mínimo impacto que generan sobre el medio ambiente. En este artículo, te hablamos sobre cómo acceder a un préstamo de coche eléctrico y los gastos asociados a este tipo de vehículos. 

Aunque el precio de un coche ecológico pueda resultar, en ocasiones, más caro que el de un coche de combustión, la inversión, a la larga, aporta bastante rentabilidad, ya que hacer cien kilómetros con batería eléctrica puedes llegar a ser hasta cinco veces más barato que con un motor de gasolina. Después de cinco años, o una vez superados los 100.000 kilómetros, la inversión inicial tiende a quedar totalmente amortizada; es a partir de ahí cuando el propietario puede empezar a ahorrar en comparación con el uso de un coche de combustión. Dado que, en la gran mayoría de los casos, la compra de un coche conlleva la intención de hacer uso del vehículo durante más de cinco años, un coche eléctrico no puede ser mejor opción.

Gastos

Un gasto importante que se ha de tener en cuenta a la hora de comprar uno de estos vehículos es el coste de la instalación del punto de recarga en la plaza de garaje, que oscila entre los 500 y los 1000 euros. Sin embargo, esta inversión se puede subvencionar con algunas de las ayudas que ofrece el Estado. En el caso de una vivienda unifamiliar, no es necesario realizar dicha instalación, ya que que bastaría con conectar una toma de corriente de 16 amperios con un cable de recarga. De todos modos, si no se quiere realizar este desembolso, existen puntos de recarga repartidos por las ciudades y, aunque son escasos, poco a poco se está procediendo a la instalación de un mayor número de ellos. 

Por otro lado, es importante incluir el precio de la batería en el coste del vehículo, dado que muchos concesionarios optan por excluirlo. Si se adquiere un vehículo eléctrico sin batería, el coste de la misma puede ascender a unos 7000 euros o, como alternativa a la compra, se puede alquilar por aproximadamente 100 euros al mes.

Ahorro

Las instituciones y los ayuntamientos de muchas ciudades han puesto en marcha una serie de medidas para incentivar la compra de este tipo de vehículos y, así, disminuir la contaminación en los grandes núcleos urbanos. En municipios como Madrid o Barcelona, el aparcamiento en la zona S.E.R.es gratuito para los coches eléctricos. Sus conductores también pueden disponer libremente del carril VAO —destinado a autobuses y coches con varios pasajeros— aunque el coche tenga un único ocupante, lo que supone toda una ventaja a la hora de conducir en grandes ciudades en hora punta. 

Adquirir un coche ecológico también ofrece varias rebajas fiscales. El impuesto de matriculación, que se calcula en función de las emisiones de CO2 del vehículo, será bastante más barato e incluso gratuito para los coches menos contaminantes. Por otro lado, el impuesto de circulación puede presentar rebajas de hasta un 75 % en función de las características del vehículo.

Los gastos de mantenimiento son muchos menos costosos para los vehículos ecológicos, ya que no disponen de algunos de los elementos que necesitan mantenimiento en los coches de combustión, como las correas de distribución, los filtros, el embrague o el aceite. Todo ello supone aproximadamente un 20 % de ahorro en comparación con el mantenimiento de un coche convencional.

Claves sobre los préstamos de coches eléctricos

Dado que el precio de este vehículo puede ser más alto que el de un coche de diésel o gasolina, contar con financiación externa puede suponer una gran ayuda para su compra. En relación a esto, el estado ofrece una serie de subvenciones que facilitan su adquisición. pero son escasas y los fondos resultan bastante limitados. 

Algunas entidades bancarias, conscientes de la importancia de incentivar un consumo más ecológico, ponen a disposición de los futuros propietarios préstamos destinados especialmente a los coches eléctricos. Estos préstamos, comúnmente conocidos como préstamos ecológicos, suelen tener una tasa de interés más baja y una comisiones a pagar, si las hay, que también suelen estar por debajo de aquellas correspondientes a los préstamos convencionales. Por tanto, si en ocasiones el precio del coche eléctrico es mayor que el del coche de combustión, su financiación puede resultarnos más barata. menos cara. 

Para ayudarte a conseguir financiación, en BBVA te ofrece un tipo de préstamo especialmente orientado a la adquisición de un coche eléctrico con condiciones más ventajosas que nuestro Préstamo Coche Online BBVA. De esta forma, queremos ayudar a todo aquel que apueste por un consumo responsable con el medio ambiente, contribuyendo a que nuestras ciudades estén menos contaminadas, con el objetivo de fomentar la movilidad ecológica y mitigar el impacto del cambio climático.

Gastos del coche eléctrico y cómo conseguir un préstamo