> 
 > 
Diferencia entre préstamo y crédito

Diferencia entre un préstamo y un crédito

Aunque su finalidad es la misma, su funcionamiento tiene algunas diferencias que conviene conocer

Las entidades bancarias están especializadas en facilitar financiación a sus clientes y, entre las diversas opciones que se ofrecen en el mercado, los préstamos y líneas de crédito son dos de los productos más utilizados tanto por clientes regulares como por empresas. Sin embargo, a veces se utiliza préstamo y crédito como sinónimos cuando en realidad, suponen maneras diferentes de acceder a la financiación que necesitamos.

La diferencia más relevante para el cliente es que, mientras que en un préstamo se accede a todo el dinero solicitado de una sola vez en el momento de la concesión del préstamo, en un crédito ese dinero se puede ir solicitando en función de las necesidades que tengamos. En un ejemplo sencillo, a la hora de conseguir un préstamo ‘rompemos’ la hucha y conseguimos todo el dinero que necesitamos; y con un crédito vamos sacando dinero poco a poco, solo cuando tengamos que disponer de él y sin necesidad de utilizar todo el dinero disponible.

Diferencia entre préstamo y crédito - BBVA

La forma de acceder al dinero determina también los intereses que se pagan. En un préstamo se pagan intereses por todo el capital que nos han prestado; por el contrario, en un crédito se pagan intereses por el dinero que hemos utilizado, no por el total de dinero que el banco ha puesto a nuestra disposición, aunque sí puede existir una comisión de saldo no dispuesto, esto es, del dinero que no hemos utilizado.

Además, los préstamos tienen un plazo de amortización mayor que los créditos, generalmente de años, por lo que también tienen intereses más elevados.

Un préstamo y un crédito también difieren en la forma en la que el cliente devuelve el dinero que ha recibido. En el préstamo, una vez amortizado todo el capital a través del pago de las cuotas mensuales, se da por concluida la operación sin posibilidad de acceder a más dinero, salvo que se formalice un nuevo préstamo. El crédito funciona de manera contraria, por lo general se renueva cada año para seguir permitiendo que el cliente use esa línea de financiación cuando lo necesite. Por ejemplo, una manera de acceder a una línea de crédito es adquirir una tarjeta de crédito.

Es importante señalar que aunque un préstamo y un crédito ponen a disposición del cliente un determinado capital, su mecánica los hace adecuados para situaciones diferentes: los préstamos son más útiles cuando se va a realizar una compra importante o se necesita una cantidad de dinero que conocemos con antelación, mientras que el crédito funciona como un apoyo puntual para gastos a los que no llegamos de manera normal.

Diferencia entre un préstamo y un crédito