> 
 > 
Rentabilidad planes de pensiones

Rentabilidad de los planes de pensiones: cuál debe ser

Un plan de pensiones debe ofrecer un ahorro para el futuro y además una rentabilidad

Un plan de pensiones debe ofrecer rentabilidad además de un ahorro para el futuro, a través de la inversión. Esto quiere decir que el capital aportado por el cliente a lo largo de los años no se queda inmovilizado, sino que se invierte siguiendo unos criterios de riesgo y rentabilidad previamente establecidos en un documento aprobado por el Regulador y conocidos por el partícipe con el objetivo de obtener beneficios. De esta manera, en el momento de rescatar su plan de pensiones, el partícipe puede esperar no solo el dinero acumulado a través de las aportaciones, sino que la rentabilidad de los planes de pensiones dependerá de los factores que a continuación analizaremos.

La rentabilidad de un plan de pensiones crece con las aportaciones periódicas que realizan sus partícipes; estas se pueden realizar de manera periódica (mensual, trimestral…) o de manera esporádica (aportaciones puntuales sin periodicidad definida) y no podrán en ningún caso exceder el límite máximo establecido por ley, que asciende a 8.000 €.

Conforme el dinero se vaya acumulando en el plan, los gestores lo irán invirtiendo en diferentes activos financieros que dependerán del perfil de inversión al que responda el mismo. Existen tres perfiles de inversión frecuentemente aceptados y que dependen del nivel de riesgo que asumen y por tanto de la rentabilidad a la que aspiren. Los perfiles de los que dependerá la rentabilidad de los planes de pensiones son: conservador, moderado o decidido.

De esta forma llegamos a una de las claves de la rentabilidad de los planes de pensiones: a mayor riesgo de la inversión, mayor puede ser la rentabilidad obtenida pero también las pérdidas a las que se puede enfrentar el partícipe. Por el contrario, cuanto menor es el riesgo asumido, menor es la rentabilidad potencial pero menores son también las posibles pérdidas en las que puede incurrir la inversión.

Rentabilidad planes de pensiones - BBVA

En qué invierte un plan de pensiones para aumentar su rentabilidad

Los planes de pensiones invierten principalmente en productos financieros de renta fija y de renta variable. Otra manera de aumentar la rentabilidad de los planes de pensiones es invertir en instrumentos derivados o en activos del mercado monetario.. Así, se pueden dividir los planes de pensiones por el tipo de inversiones que realizan:

  • Planes de renta fija a corto y largo plazo: invierten el capital principalmente en títulos de renta fija de diferentes vencimientos tanto de organismos públicos como de empresas privadas. Por las características de este tipo de inversión, los planes de renta fija tienen un riesgo teórico menor pero, a su vez, una rentabilidad estimada también menor.
  • Planes de renta variable: invierte el capital en acciones de empresas que cotizan en la Bolsa de Valores. Estos activos están sujetos a una mayor volatilidad y por tanto a un mayor nivel de riesgo, si bien aspiran a ofrecer rentabilidades notablemente superiores a la de los activos sin riesgo o de bajo riesgo.
  • Planes de renta mixta: los planes de pensiones de renta mixta combinan la inversión en renta fija y variable. La proporción de estas rentas dependerá del perfil de inversor del propio plan, por lo que cuanto más decidido sea este, mayor será el capital invertido en renta variable y cuanto más conservador, mayor el capital invertido en renta fija.
  • Planes garantizados: pueden ser de renta variable o fija, y pueden garantizar la devolución del 100 % del capital y/o una revalorización mínima siempre y cuando se mantenga el dinero en el plan hasta el vencimiento del plazo contratado.

Con toda esta información sobre la mesa, es importante aclarar que no hay un plan de pensiones mejor o peor, sino planes que se adaptan mejor a los objetivos y perfiles de inversor del cliente.

Por ejemplo, para los ahorradores jóvenes que todavía tienen por delante un horizonte de 20 ó 30 años hasta su jubilación, se aconseja adoptar un perfil de inversor decidido y apostar por renta variable. El motivo es que las potenciales ganancias son mayores y, en caso de darse pérdidas en las inversiones, el cliente todavía tiene mucho tiempo por delante para recuperarlas.

El caso contrario lo representan aquellos ahorradores que se acercan a su fecha de jubilación y ya tienen pocos años por delante para aportar a su plan de pensiones antes de rescatarlo. Para ellos, se aconseja adoptar un perfil de inversor conservador en el que se invierte en renta fija, de menor rentabilidad, pero también de menor riesgo. La prioridad en este momento es consolidar el capital y no exponer el ahorro de muchos años a riesgos innecesarios.

La importancia de las aportaciones periódicas

La rentabilidad que ofrece un plan de pensiones es muy importante de cara a hacer crecer los ahorros del cliente. Sin embargo, no es el único factor a tener en cuenta a la hora de estimar el objetivo de ahorro que se quiere alcanzar con el plan de pensiones. De hecho, es fundamental que el cliente se plantee una filosofía de ahorro en la que se aporte capital de manera regular.

Ahorrar 100 € mensuales a una rentabilidad del 3 % es más beneficioso que ahorrar 50 € mensuales a una rentabilidad del 6 %, como se puede comprobar en el siguiente ejemplo:

Plan A
Plan B
Tipo de interés nominal 3 % Tipo de interés nominal 6 %
Tanto anual equivalente (12m) 0,25 % Tanto anual equivalente (12m) 0,49 %
Edad (30 años) Edad (30 años)
Jubilación (65 años) Jubilación (65 años)
Plazo (35 años) Plazo (35 años)
Plazo (420 meses) Plazo (420 meses)
Importe mensual: 100 € Importe mensual: 50 €
Total ahorrado: 73.547 € Total ahorrado: 68.680 €

Ejemplo extraído del Instituto BBVA de Pensiones

Como se puede comprobar, un mayor volumen de ahorro en un plan de pensiones de rentabilidad reducida proporciona mayor beneficio que un ahorro menor realizado en un plan de pensiones de mayor rentabilidad.

Igual de importante es la constancia en las aportaciones, algo que tiene especial efecto positivo en plazos largos. Es más conveniente realizar pequeñas aportaciones pero de forma constante que aportaciones de un importe mayor pero de manera irregular en el tiempo.

Las comisiones del plan de pensiones

Por último, para saber qué rentabilidad puede ofrecer el plan de pensiones, es necesario atender también a las comisiones que este lleva asociadas. Existen dos tipos de comisiones: de gestión y de depósito. Cada entidad bancaria y cada plan de pensiones tienen asociados unos porcentajes variables de cobro de comisiones, y es importante conocerlos para saber a qué costes conlleva para el cliente.  Existen en cualquier caso unas comisiones máximas establecidas por ley que no podrán ser excedidas.

Rentabilidad de los planes de pensiones: cuál debe ser