> 
 > 
Renta 2018

Renta 2018, todo lo que deberías saber

Claves para la presentación de la declaración de la Renta

El pasado martes 2 de abril de 2019 comenzó la campaña de la Renta 2018 y para ayudarte en los trámites necesarios para su presentación en este artículo vamos a examinar varios aspectos significativos, como las fechas claves y el tratamiento fiscal de diferentes productos financieros.

Fechas clave que hay que tener en cuenta en la campaña de la renta 2018

  • Desde el 15 de marzo es posible consultar en la web de la Agencia Tributaria los datos fiscales y obtener el número de referencia.
  • Desde el 2 de abril se puede presentar la declaración de la Renta 2018, ya sea por Internet o por vía telefónica. Cabe destacar que los contribuyentes tienen a su disposición la app de la Agencia Tributaria (gratuita y disponible para Android en Google Play y en la App Store para los iPhone) desde la que es factible consultar el borrador y presentar la declaración.
  • El 9 de mayo se inicia el plazo para la solicitud de cita previa en las oficinas de la AEAT y otras entidades colaboradoras. Igualmente, puedes solicitar este servicio por vía telefónica, internet o a través de la app de la Agencia Tributaria.
  • A partir del 14 de mayo, será posible la presentación presencial de la declaración de la renta, ya sea a través de las propias oficinas de la Agencia Tributaria, de entidades colaboradoras o de comunidades autónomas.
  • Recuerda que el plazo para presentar la declaración finaliza el 1 de julio de 2019. En todo caso, para aquellos contribuyentes cuya declaración les salga a pagar y quieran domiciliar el pago, su fecha límite será el 26 de junio.

Tratamiento fiscal de los productos financieros

A la hora de elaborar la declaración de la renta conviene tener en cuenta que los productos financieros dan lugar a dos tipos de rentas fiscales:

  • Las ganancias o pérdidas patrimoniales que son aquellas generadas principalmente por la transmisión de acciones y de fondos de inversión.
  • Rendimientos de capital mobiliario que son las contraprestaciones recibidas por intereses bancarios, dividendos y otros instrumentos financieros. En todo caso, cabe reseñar que quedarían excluidos de esta categoría los fondos de inversión y los planes de pensiones de los que hablaremos más adelante.

En ambos casos, la tributación oscila entre el 19 y el 23 %, y hay que computarlos en la base imponible del ahorro. Por otra parte, es importante recordar que la transmisión de derechos de suscripción preferente generará una ganancia patrimonial que debe ser sometida a retención.

Medidas que permiten rebajar la carga fiscal

Los contribuyentes se pueden beneficiar de ciertas deducciones que permiten rebajar la carga fiscal de la declaración de la renta. Es el caso de la deducción por inversión en vivienda habitual, aplicable a aquellos compradores que adquirieron el inmueble antes del 1 de enero de 2013 y por un importe máximo de 9.040 euros por contribuyente.

Respecto a la tributación de los fondos de inversión, una de sus grandes ventajas es que el traspaso entre fondos (es decir, trasladar la inversión desde un fondo a otro) cumpliendo determinados requisitos, no tributa hasta que no se produce el reembolso definitivo del mismo (“régimen de diferimiento”). A efectos fiscales, debe considerarse como ganancia o pérdida patrimonial, y, por tanto, es necesario integrarlo en la base imponible del ahorro en el IRPF. Puedes ampliar información sobre estas y otras ventajas fiscales de los fondos de inversión en nuestro artículo "Así es la fiscalidad de los fondos de inversión".

Por otra parte, si has invertido en planes de pensiones, recuerda que las aportaciones pueden suponer un ahorro fiscal en la declaración de IRPF. De esta manera, para los titulares de un plan de pensiones es posible desgravar sus aportaciones con un límite, que será el menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas. Estos límites se pueden ver aumentados si se realizan aportaciones a favor del cónyuge o de personas con discapacidad.

Si estás considerando invertir en un plan de pensiones te invitamos a leer los artículos “Claves de la aportación a un plan de pensiones” y “Cómo rescatar un plan de pensiones de la manera más rentable” donde explicamos de manera detallada los tipos y cuantías de amortización, las distintas formas de rescate y las ventajas fiscales de este producto financiero. Y es que con una adecuada estrategia de ahorro es posible beneficiarse de significativas rebajas fiscales.

Renta 2018, todo lo que deberías saber