> 
 > 
Pensión mínima

Pensión mínima, ¿cuál es?

Descubre cómo calcular tu pensión y cuáles son las pensiones mínimas

La pensión por jubilación cubre la pérdida de ingresos una vez se alcanza la edad de jubilación. Así, lo que se cobra de pensión depende de la edad de acceso a la jubilación, de las bases de cotización de los últimos años y del periodo total cotizado a la Seguridad Social. No obstante, En España existe un segundo nivel de pensiones, el no contributivo, para aquellos trabajadores que no han cotizado a la Seguridad Social o han cotizado un periodo inferior al que les permitiría acceder a una pensión contributiva.

En el nivel contributivo, existen unos importes mínimos fijados por ley que se garantizan a los pensionistas con pensiones inferiores a estas cuantías, que acreditan determinada carencia de rentas y que residen en España. A estos pensionistas, se les abonaría lo que se conoce como complemento a mínimos.

También se fija por ley una pensión máxima que no se puede exceder. Sigue leyendo para saber cómo se calculan las pensiones y cuál es el importe de la pensión mínima en función de las circunstancias del beneficiario.

Conoce el sistema de pensiones de España

Para calcular el importe de la pensión, se tienen en cuenta distintas variables: bases de cotización de los últimos años, período total cotizado a la Seguridad Social y edad de jubilación.

  • Con las bases de cotización de los últimos años (22 últimos años en 2019, 25 últimos años desde 2022) se obtiene la base reguladora, a partir de la cual se calcula el importe de la pensión a percibir.
  • Respecto al periodo cotizado, este varía entre los 15 años (que es el mínimo exigido para poder tener derecho a recibir una pensión del 50 % de la base reguladora) y los 35 años y 6 meses (que dan derecho a recibir el 100 %). Desde 2027 se exigirá haber cotizado al menos 37 años para conseguir este 100%.
  • La edad en la que se accede a la jubilación es la última variable que entra en el cálculo de una pensión contributiva, ya que la ley prevé penalizaciones para los que se jubilan antes de la edad establecida y bonificaciones para los que lo hacen después. Esta edad es en 2019 de 65 años y ocho meses, aunque es posible jubilarse a los 65 años si se ha cotizado durante al menos 36 años y 9 meses.

Es necesario observar que el sistema de pensiones en España se encuentra en un periodo de transición como consecuencia de los cambios introducidos por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, la que se conoce como “Ley de reforma de las pensiones”. Esta reforma, que supone cambios importantes en todas las variables que afectan al cálculo de la pensión, se está aplicando progresivamente y continuará haciéndolo hasta el año 2027, cuando quedarán fijados los nuevos mínimos. En esa fecha, para poder jubilarse a la edad ordinaria de 65 años será necesario haber cotizado al menos 38 años y 6 meses. En caso contrario, la edad de jubilación se incrementará hasta los 67 años.

El complemento a mínimos, una forma de garantizar una pensión digna

El endurecimiento de los requisitos supone que, en algunos casos, la pensión a la que se tiene derecho después de la jubilación sea muy reducida y no se corresponda con los ingresos mínimos necesarios para llevar una vida digna. Sin embargo, la ley prevé también una pensión mínima que asegura que todos los ciudadanos reciben una prestación suficiente para cubrir sus necesidades económicas básicas. De este modo, si la prestación que te corresponde en función de tus aportaciones a la Seguridad Social es inferior a la cantidad mínima establecida, el Estado complementa esta cantidad hasta que tu pensión alcance la cantidad fijada por la ley. Esta cantidad extra que aporta el estado es lo que se conoce como complemento a mínimos.

Sin embargo, no todos los pensionistas tienen derecho a recibir este complemento que iguala su pensión con el mínimo establecido por ley. Para poder solicitarlo es necesario demostrar que se carece de rentas superiores a una determinada cantidad (que varía en función de si se tiene un cónyuge a cargo), y acreditar residencia en España.

La cuantía de la pensión mínima de jubilación y, por lo tanto, del complemento a mínimos que se recibe, depende de tres variables: la edad del pensionista (los mayores de 65 años cobran un poco más), de las circunstancias en que se accede a la pensión (si accede desde una situación de gran invalidez el importe de la pensión es mayor), y de las circunstancias familiares del pensionista (sin cónyuge, con cónyuge a cargo, o con cónyuge pero no a su cargo). Para 2019, estas cantidades, que se actualizan anualmente conforme a lo establecido por la ley, son las siguientes:

  • Pensión mínima de jubilación para mayores de 65 años: En modalidad con cónyuge a cargo, 835,80 euros. Sin cónyuge, 677,40 euros. Con cónyuge no a cargo 642,90 euros.
  • Pensión mínima de jubilación para menores de 65 años: En modalidad con cónyuge a cargo, 783,60 euros. Sin cónyuge, 633,70 euros. Con cónyuge no a cargo 599 euros.
  • Pensión de jubilación para mayores de 65 años que acceden a la misma en situación de gran invalidez: En modalidad con cónyuge a cargo, 1.253,61 euros. Sin cónyuge, 1.015,99 euros. Con cónyuge no a cargo 964,29 euros.

En conclusión, a pesar de que el importe de la pensión de jubilación se calcula en función de la edad y la vida laboral del trabajador, se fijan por ley unos umbrales que garantizan que todos los jubilados puedan recibir una cantidad mínima con la que llevar una vida digna.

Una buena solución para complementar las pensiones más bajas es invertir en un plan de pensiones con anterioridad a la jubilación. BBVA te ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de buscar el plan de pensiones en el que invertir tus ahorros. Visita bbva.es para descubrir todas las opciones que te ofrecemos y elegir el plan de pensiones que mejor se adapte a tus intereses.

Pensión mínima, ¿cuál es?