> 
 > 
Cómo ahorrar fiscalmente plan de pensiones

Cómo ahorrar fiscalmente con un plan de pensiones

Un mecanismo sencillo que te permite ahorrar más, ahora y en el futuro

Un plan de pensiones es un producto financiero que canaliza un ahorro durante la vida laboral del que disponer en la jubilación y que permite complementar la pensión pública. Los planes de pensiones ofrecen una serie de ventajas fiscales que permiten un ahorro fiscal en las cantidades aportadas por lo que, además de garantizar un dinero extra en el futuro, pueden servir para optimizar los recursos actuales. En este artículo te explicamos cómo ahorrar fiscalmente con un plan de pensiones.

Régimen fiscal de las aportaciones a planes de pensiones

Los planes de pensiones son, junto a los planes de previsión asegurados, vehículos de similar funcionamiento pero basados en un seguro de vida ahorro, el único instrumento de ahorro cuyas aportaciones reducen la factura fiscal, ya que reducen la base imponible del IRPF hasta un máximo de 8.000 euros anuales. Es decir, ahorrar a través de planes de pensiones genera un ahorro adicional, por la vía fiscal, que idealmente se reinvertiría en el propio plan, algo que genera grandes beneficios en términos de ahorro a largo plazo.

Adicionalmente, estos instrumentos ofrecen también la posibilidad de realizar aportaciones a favor del cónyuge, hasta un máximo de 2.500 euros anuales y adicionales a la aportación propia, siempre que el cónyuge no obtenga rendimientos en cuantía superior a los 8.000 euros anuales.

Además, existe un régimen especial para partícipes con discapacidad, que eleva el límite anual a los 24.250 euros, y permite realizar aportaciones en su favor, hasta 10.000 euros anuales, a personas que tengan relación de parentesco en línea directa o colateral hasta tercer grado (inclusive). También el cónyuge y aquellas personas que le tuvieran a cargo en régimen de tutela o acogimiento. El límite conjunto de aportaciones del partícipe y los familiares queda topado a 24.250 euros anuales.

Fiscalidad del rescate de los planes de pensiones

En general, y puesto que ese es su objetivo, los planes de pensiones se rescatan en el momento de la jubilación. Sin embargo, la ley prevé ciertos casos que hacen posible el rescate anticipado de los planes de pensiones: enfermedad grave, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo de larga duración o dependencia. También, desde 2025 será posible rescatar aquellas participaciones con al menos 10 años de antigüedad. En cualquiera de los casos, el capital rescatado tributa como rendimientos del trabajo. Transitoriamente, es posible realizar una reducción fiscal del 40% sobre aquellas aportaciones anteriores a 2007 que se rescaten en forma de capital.

Por esta razón, a la hora de rescatar un plan de pensiones, es importante evaluar en qué condiciones se va a recuperar el capital si no se quiere perder parte de los beneficios fiscales acumulados durante años. El dinero de un plan de pensiones, es decir, la totalidad de las aportaciones al mismo y la revalorización que hayan podido experimentar, puede rescatarse de dos formas: capital y rentas. Cuando se produce un rescate en forma de capital, es decir, en un solo cobro, todo el dinero del fondo pasa a incluirse en la base imponible de los rendimientos del trabajo de ese año fiscal. Cuanto mayor sea ese capital, mayor será la base imponible, lo que la situará en un tramo de renta superior con el consiguiente aumento de las tasas fiscales a aplicar. Si, por el contrario, se decide rescatar el fondo de pensiones en forma de renta periódica, el capital del mismo se recibe mediante aportaciones periódicas que tributan solamente en el año correspondiente, y con un impacto menor en los tramos impositivos.

Además, también es posible realizar un rescate mixto: es decir, una combinación de las modalidades de rescate de capital y de rentas. De esta forma, se recibe una parte del capital y otra en rentas periódicas. Además, si lo contemplan las especificaciones del plan, también podrá rescatarse en forma de disposiciones sin una periodicidad definida o en forma de rentas vitalicias.

En cualquiera de los casos, llegado el momento de rescatar un plan de pensiones, hay que hacer cálculos cuidadosos para averiguar cuál es el método más conveniente en función de las expectativas y la situación económica del inversor.

Ahorrar con tu plan de pensiones es una opción rápida y sencilla para mejorar tu calidad de vida actual y asegurar tu futuro. En BBVA contamos con una variedad de opciones de este tipo de instrumentos y estamos a tu disposición para ayudarte. En nuestra página web disponemos de información detallada sobre cada uno de los planes que hemos diseñado. Nuestro simulador de planes de pensiones te permite comparar entre todos ellos de acuerdo a tu edad y objetivos para que puedas elegir cuál es tu mejor opción.

Cómo ahorrar fiscalmente con un plan de pensiones