> 
 > 
Hipoteca variable o fija

Hipoteca fija o variable

Principales características y diferencias de las hipotecas variables y fijas

Un préstamo hipotecario a tipo fijo (hipoteca fija) y un préstamo hipotecario a tipo variable (hipoteca variable) se diferencian principalmente por el tipo de interés que se les aplica, lo que a su vez conlleva que las entidades financieras ofrezcan diferentes condiciones para cada uno. Para determinar las ventajas e inconvenientes a la hora de elegir una hipoteca fija o variable, conviene analizar tres factores principalmente: tipo de interés, plazo y cuota.

Tipo de interés

En una hipoteca fija se aplica el mismo tipo de interés durante toda la vida del préstamo. Esto hace que la cuota a pagar siempre sea la misma, ni sube ni baja, por lo que el cliente conoce de antemano la cuota a pagar, evitando sorpresas derivadas a las subidas del euríbor (u otro índice de referencia según se acuerde).

En una hipoteca variable el tipo de interés está compuesto por un diferencial fijo más un índice de referencia (normalmente el euríbor). De este modo, la cuota a pagar podrá subir o bajar en función de cómo lo haga el índice de referencia.

Lo más habitual es que las entidades financieras ofrezcan sus hipotecas fijas a un tipo de interés superior al que ofertan sus hipotecas variables.

Plazo

Las entidades financieras suelen conceder préstamos hipotecarios fijos con un plazo de devolución más reducido.

Las hipotecas variables suelen concederse por un plazo mayor.

Cuota

En una hipoteca fija los plazos concedidos para pagar la hipoteca suelen ser más cortos, por lo que se limita la posibilidad de hacer frente a cuotas más reducidas. Por otro lado, una vez fijado el plazo, la cuota a pagar permanecerá invariable, ni sube ni baja.

En una hipoteca variable, se suelen ofrecer mayor plazo a la hora de pagar la hipoteca, lo que abre la posibilidad de hacer frente a cuotas más reducidas. Asimismo, una vez fijado el plazo, el importe de la cuota podrá sufrir variaciones conforme al índice de referencia (euríbor). Lo más común es que, cada seis meses, el tipo de interés de la hipoteca se actualice teniendo en cuenta el valor del euríbor.

Tomando como referencia el mismo plazo de amortización, la cuota mensual de una hipoteca variable suele ser menor que la de una hipoteca fija, ya que las hipotecas variables se ofrecen con un tipo de interés más reducido.

Por ejemplo, para una hipoteca a 25 años de una casa nueva como primera vivienda que cuesta 150.000€ y se pide una hipoteca de 100.000 € en la provincia de Madrid, las cuotas mensuales a marzo de 2017 serían:

- Hipoteca fija: 453,66 euros.

- Hipoteca Varible: 411,78 euros.

- Hipoteca Mixta: 411,78 euros.

Para obtener más detalles, visita nuestro simulador de hipotecas.

La decisión

Hipoteca fija: La opción para quien prefiera tener la seguridad de pagar siempre la misma cuota mensual, y protegerse de posibles subidas en los tipos de interés del mercado. Se debe valorar la capacidad de poder pagar la hipoteca en un periodo de tiempo menor.

Hipoteca variable: La elección para aquellas personas que quieran pagar una cuota menor, pero vinculada a las revisiones que se realicen conforme al euríbor.

Infografía hipoteca variable o fija BBVA

Hipoteca fija o variable

Productos

Descubre el catálogo de hipotecas de BBVA

Hipoteca Variable BBVA

Si quieres comprarte una casa, tenemos una hipoteca variable pensada para ponértelo más fácil.

Subrogación de hipoteca a tipo fijo BBVA

Con la Hipoteca Fija BBVA paga la misma cuota todos los meses, sin subidas, sin sorpresas

Hipoteca Fija BBVA

Con la Hipoteca Fija BBVA paga la misma cuota todos los meses, sin subidas, sin sorpresas

Subrogación de hipoteca a tipo variable BBVA

En BBVA queremos mejorar las condiciones de tu hipoteca y ayudarte con todas las gestiones.