> 
 > 
Cuadro de amortización de hipoteca

Cómo entender el cuadro de amortización de una hipoteca

Entiende por fin lo que es un cuadro de amortización de hipotecas y haz los números antes de pedir tu préstamo hipotecario

¿Estás pensando en una hipoteca y te has encontrado con un cuadro de amortiación de hipoteca que no entiendes. No eres el único en esta situación. La solicitud de una hipoteca es un trámite acompañado de riesgos y de grandes reflexiones, pues la cantidad de dinero en juego suele ser motivo de un notable endeudamiento y de un compromiso durante varios años con una entidad bancaria. A la hora de solicitar una hipoteca, por tanto, habrás de conocer cierta terminología específica y, sobre todo, ser capaz de comprender con precisión un cuadro de amortización de hipoteca. Solo de este modo podrás afrontar el nuevo reto con garantías.

En términos financieros, de hecho, la diferencia principal entre hipoteca y préstamo es precisamente la magnitud de la operación. Mientras que en un préstamo la cantidad de dinero solicitada es inferior (por lo general, hasta 75.000 €), en el caso de la hipoteca hablamos siempre de cantidades mayores, que por lo general suelen destinarse a la compra de inmuebles. Que sea una cantidad mayor, sin embargo, supone también una cierta diferencia en los intereses y las devoluciones, pues las hipotecas acostumbran a ofrecer mejores tipos de interés con amortizaciones a más largo plazo.

Conoce en este artículo las claves para no fracasar en la gestión y entiende, por fin, una de las cosas más importantes de toda hipoteca: el cuadro de amortización.

Imagen

Algunos términos del lenguaje hipotecario

Si tuviéramos que reducir las claves de una hipoteca, posiblemente hablaríamos de tres grandes asuntos: el capital prestado, el tipo de interés y el plazo de amortización.

El capital prestado o principal en una hipoteca es, en esencia, el dinero que se solicita para asumir la compra del objeto deseado (un piso, una casa, un almacén, etc.). En el contrato de la hipoteca, por tanto, es la cantidad que el prestatario (aquel que recibe el dinero) solicita y recibe del prestador (la institución que da el dinero).

El prestador de una hipoteca, no obstante, pone unas condiciones a la entrega del dinero, que en términos financieros se resumen en la fijación de un precio por el capital entregado. Esto es lo que se conoce como tipo de interés. El tipo de interés es un “valor” que estipulan las entidades de crédito por prestar dinero en función de diversos aspectos como la cantidad prestada, el plazo de devolución, el perfil de prestatario, etc.

En tercer lugar nos encontramos con la cantidad que el prestatario deberá devolver al prestador, lo que se conoce como amortización. Las modalidades de amortización pueden ser diferentes: desde cuotas constantes idénticas (“sistema francés”) hasta fórmulas variables en aumento. En cualquiera de los casos, no obstante, el proceso de la devolución se traduce en un complejo cálculo resultante de la suma del capital prestado más los intereses devengados de la operación. Este hecho, independientemente del tipo de amortización o de si el tipo de hipoteca es fijo, variable o mixto, hace necesario esbozar lo que se conoce como “cuadro de amortización de hipoteca”, que es en definitiva una relación detallada de los plazos y cantidades para la devolución del dinero.

Conocer al detalle estos cuadros es importante. Recuerda que una cuota de amortización (por lo general mensual) se compone de una parte destinada a la reintegración o devolución del capital prestado (amortización) y otra parte destinada al pago de intereses devengados. Por lo tanto, tienes que saber qué estás pagando y cuándo te quedará por amortizar realmente.

El cuadro de amortización de hipoteca en sí

Un cuadro de amortización de hipoteca es, sencillamente, una relación detallada de las diferentes mensualidades establecidas para la devolución de la hipoteca. En todo cuadro de amortización, por tanto, encontraremos las mismas columnas:

1. Enumeración de las diferentes mensualidades o cuotas a las que deberemos hacer frente, del 1 a XX (tantas mensualidades como haya).

2. Tipo de interés que se aplica para la concesión de la hipoteca.

3. Coste de cada cuota, conforme al sistema de amortización escogido; es la suma de dos factores: intereses y capital amortizado.

4. Intereses devengados que se abonan al banco con el pago en cuestión.

5. Cantidad del capital amortizado que se reintegra al abonar la cuota.

6. Capital restante pendiente de amortizar tras los anteriores abonos.

Número de cuota o mensualidad Tipo de interés de la cuota Importe de la cuota que se abona Intereses abonados con el pago Capital amortizado con el pago Capital pendiente de amortizar
1-XX X % XXX,XX € XX,XX € XX,XX € XX.XXX,XX €

Qué te aclara el cuatro de amortización de una hipoteca

En función del tipo de amortización escogido pueden aparecer algunas variantes. Por ejemplo, cuando el tipo de interés sea variable o mixto o si se produce una amortización adelantada (en tal caso, el importe de la deuda se alterará en función de los posibles intereses añadidos y, naturalmente, a raíz de la disminución del capital pendiente).

En cualquiera de los casos, eso sí, el porcentaje de cuota que representan los intereses suele ir disminuyendo según avanzan las mensualidades, de modo que la progresión de la penúltima columna –capital amortizado– crece según nos acercamos al final. En las últimas cuotas, por tanto, se pagan cada vez menos intereses y se amortiza más deuda.

En resumen, la tabla de amortización te permite conocer de golpe diferentes aspectos esenciales como:

  • El total de cuotas que tendrás por delante.
  • El dinero que se devuelve en cada pago y adónde se destina.
  • Qué porcentaje de intereses se pagan en cada mensualidad.
  • Periodos de carencia.

Un cuadro de amortización de una hipoteca sirve para conocer con mayor precisión el porcentaje de devolución de deuda frente al pago de intereses de una cuota de amortización. Este tipo de cálculo lo puedes solicitar en tu banco a la hora de gestionar la hipoteca.

BBVA, además, dispone de diferentes opciones en cuanto a hipotecas, para ofrecerte soluciones a la medida de tus necesidades.

Cómo entender el cuadro de amortización de una hipoteca

Productos

Descubre el catálogo de hipotecas de BBVA

Hipoteca Variable BBVA

Si quieres comprarte una casa, tenemos una hipoteca variable pensada para ponértelo más fácil.

Hipoteca Fija BBVA

Con la Hipoteca Fija BBVA paga la misma cuota todos los meses, sin subidas, sin sorpresas

Subrogación de hipoteca a tipo fijo BBVA

Con la Hipoteca Fija BBVA paga la misma cuota todos los meses, sin subidas, sin sorpresas

Subrogación de hipoteca a tipo variable BBVA

En BBVA queremos mejorar las condiciones de tu hipoteca y ayudarte con todas las gestiones.