> 
 > 
Qué hacer con los ahorros

¿Qué hacer con los ahorros? Consejos de inversión

Te explicamos todos los elementos que has de tener en cuenta antes decidir cómo invertir tus ahorros

El dilema de muchos ahorradores es qué hacer con su ahorro para rentabilizarlo sin incurrir en riesgos indeseados. Cuando esta cantidad alcanza las cuatro cifras, ya es posible acceder a distintas oportunidades de inversión, opciones interesantes que permiten obtener un rendimiento superior al que ofrece una cuenta corriente normal. Sin embargo, a veces es difícil saber dónde invertir y cómo. En este artículo te damos varios consejos para que valores qué hacer con los ahorros.

Infórmate bien

A la hora de invertir, se asumen una serie de riesgos que dependen, en gran medida, del tipo de producto en el que se ha decidido invertir. Para reducir esta exposición al riesgo, es muy importante contar con la información adecuada que permita hacerse una idea clara de las características del producto en el que se quiere invertir y de las garantías que este ofrece. Es importante saber que el riesgo, en sí, no es algo negativo, sino es una variable que hay que saber gestionar. Y, sobre todo, saber cuándo se debe incurrir en él.

Por este motivo, es importante asegurarse que las decisiones de inversión que se toman reciban asesoramiento profesional. También es recomendable apostar por contratar los servicios de entidades que proporcionen información clara y transparente y que cuenten con agentes especializados que puedan aconsejar y analizar la evolución de los ahorros.

Define tus objetivos y escoge un producto de ahorro en función de tus necesidades

Antes de emprender el camino como inversor, es recomendable plantearse cuáles son las razones por las que se quiere invertir y qué resultados se espera obtener. Es decir, establecer objetivos. Sacar rendimiento al dinero siempre es una opción mucho mejor que gastarlo o tenerlo quieto en el banco, ya que ambas opciones no reportan ningún beneficio económico. Una vez escogido el camino de la inversión, el segundo paso es decidir cómo se va a emprender.

Lo primero que es necesario plantearse es la cantidad de dinero de la que se dispone y qué porcentaje se quiere invertir. No es una buena idea destinar el total de los ahorros a la inversión, ya que siempre es recomendable contar con un colchón para cualquier imprevisto económico que pueda surgir. Además, es importante asegurarse de que el dinero invertido es dinero excedente del que no se va a tener que disponer en el corto plazo.

Hay que tener en cuenta que no es necesario contar con grandes sumas monetarias para poder invertir, ya que es posible suscribir productos de inversión a partir de los 1.000 euros. Ahora bien, el producto que se escoja debe ser acorde a la cantidad de dinero de la que se dispone. También es necesario valorar los conocimientos financieros con los que se cuenta, ya que unos productos son mucho más fáciles de manejar que otros. Igualmente, es importante ser consciente del perfil de riesgo del que se parte, es decir, si se quiere, y puede, asumir riesgos con la inversión o, por el contrario, si se cuenta con un perfil más conservador, sin grandes conocimientos sobre inversiones y se prefiere no correr grandes riesgos. Una de las variables que más condiciona el perfil de inversión es el horizonte temporal: cuánto más alejada esté la meta, más riesgos podrán asumirse.

Por ejemplo, los fondos de inversión son una gran opción para quien no quiere invertir una gran cantidad de dinero y no tiene muchos conocimientos financieros, ya que es un experto el que gestiona el capital y toma las decisiones de inversión pertinentes. Además, se trata de un producto flexible que puede aprovechar las oportunidades y generar buenos resultados. Por otro lado, la compraventa de acciones requiere cierta experiencia en inversión y está expuesta a riesgos mayores. Además, es una inversión menos diversificada y, por tanto, más volátil.

Define qué liquidez necesitas

Al igual que elegir el producto adecuado y calcular la cantidad de dinero más ventajosa a la hora de invertir, también es muy importante evaluar qué necesidades puedes tener en el periodo de tiempo que dure la inversión. Si consideras que es posible que vayas a necesitar el dinero de forma anticipada, deberás optar por productos de elevada liquidez, como los fondos de inversión.

Haz un seguimiento de tu inversión

Elegir el producto de inversión adecuado no es la única fórmula para garantizar el éxito de la inversión. Una vez realizada la misma, es importante que vigilar y monitorizar su evolución periódicamente para valorar si la evolución responde a las expectativas y si es necesario replantear la estrategia. Con el movimiento de los mercados, el valor de los activos y las distintas divisas cambian constantemente, por lo que es importante que estar al tanto y asegurarse de que la inversión no incurre en riesgos que excedan los que podemos asumir.

En BBVA sabemos que es importante que cuentes con la máxima información posible para que puedas tomar la decisión de inversión más adecuada. Por eso, ponemos a tu disposición nuestro servicio BBVA Invest, que te ofrece asesoramiento personalizado sobre las opciones de inversión que mejor se ajustan a tus necesidades y situación financiera. Entra en bbva.es y conoce a nuestro grupo de expertos que te ayudarán a lograr el mejor rendimiento para tus ahorros.

¿Qué hacer con los ahorros? Consejos de inversión