> 
 > 
Planes de ahorro a largo plazo

Planes de ahorro a largo plazo, ¿qué son?

Descubre cómo obtener rentabilidad con tus ahorros sin asumir riesgos

Pese a ser una práctica más que necesaria en nuestras vidas, el ahorro no deja de suponer un reto para muchos. Desde la infancia se nos aconseja guardar parte de nuestros ingresos para el futuro, pero esta práctica tan sencilla requiere organización y compromiso. Para facilitar e incentivar el ahorro de los ciudadanos, especialmente de cara a la jubilación, existen en el mercado multitud de vehículos de ahorro e inversión que contribuyen no solo a canalizar este ahorro, sino a obtener una rentabilidad de él que, en primera instancia permita hacer frente a los nocivos efectos de la inflación y, en segunda instancia permita a los ahorradores cumplir sus metas de forma más holgada. Los planes de ahorro a largo plazo son uno de los productos más efectivos para obtener rendimiento a partir de tus ahorros. Si quieres saber qué es un plan de ahorro a largo plazo y cuáles son las características de este producto financiero, sigue leyendo.

¿En qué consisten los planes de ahorro a largo plazo?

Los planes de ahorro a largo plazo, también conocidos como planes de ahorro 5, nacen con la finalidad de fomentar el ahorro a medio y largo plazo. Las bases de estos instrumentos financieros, que destacan principalmente por sus exenciones fiscales, se establecen en la Ley 26/2014 de 27 de noviembre. Gracias a estos productos, el beneficiario obtiene rentabilidad a partir de los fondos que aporta a su plan. Aunque son líquidos, lo que significa que es posible recuperar el ahorro en cualquier momento, las ventajas fiscales que ofrecen solo aplican si se mantienen un mínimo de cinco años. En ese caso, los rendimientos obtenidos quedan exentos de tributar en IRPF.

Su contratación se puede conseguir a través de un seguro de vida-ahorro, o de una cuenta de ahorro. De acuerdo con estas dos opciones, se distinguen dos modalidades de planes de ahorro: SIALP y CIALP.

Seguro individual de vida a largo plazo (SIALP)

Los seguros individuales de vida-ahorro a largo plazo (SIALP) son instrumentos de ahorro en los que el contratante o ahorrador es además asegurado y beneficiario. Dado que se trata de un seguro, su contratación se realiza a través de una entidad aseguradora. Este producto cuenta además con la supervisión y garantías de la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones.

Cuenta individual de ahorro a largo plazo (CIALP)

Las cuentas individuales de ahorro a largo plazo (CIALP) funcionan como un depósito o contrato financiero en el que el contratante ingresa su dinero para obtener rendimiento a partir del mismo. Se trata de una cuenta bancaria que se diferencia de las cuentas corrientes por las ventajas fiscales que se aplican a los intereses obtenidos, siempre que se cumpla con las condiciones establecidas por la legislación. Como ocurre con otros depósitos, las cuentas CIALP se contratan en entidades financieras y están respaldadas por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Características de los planes de ahorro a largo plazo

Estos productos de inversión y ahorro se caracterizan por estar diseñados para inversores conservadores que no quieren asumir grandes riesgos. Su reducido nivel de riesgo se debe a que la rentabilidad que ofrecen se obtiene gracias a la inversión en activos de renta fija, como bonos u obligaciones del Estado. Aunque este tipo de inversión no suele proporcionar rendimientos altos, tampoco supone riesgos elevados. Además, este producto garantiza al contratante el 85 % de su inversión una vez transcurrido el plazo de cinco años. El 15% restante se invierte en activos más volátiles con los que se busca una rentabilidad adicional.

En muchos casos, también es posible conocer el rendimiento de un plan de ahorro en el momento de su contratación. Es habitual que las entidades que ofertan cuentas CIALP indiquen los intereses devengados por estos productos, con lo que el contratante puede hacer una estimación de la rentabilidad que se espera del mismo y compararlo con otros similares para elegir el más adecuado a su perfil de inversión.

La mayor ventaja de estos planes de ahorro es que los intereses devengados por la inversión están exentos de tributación. No obstante, para disfrutar de dicha ventaja fiscal y para beneficiarse de las garantías de estos planes se deben cumplir ciertas condiciones. En primer lugar, es esencial cumplir con el plazo de cinco años y no retirar el dinero invertido antes de que finalice este periodo. En segundo lugar, la inversión no puede superar los 5.000 € anuales.

Otra condición importante es que los usuarios no pueden ser titulares de más de un plan de ahorro a largo plazo, ya sea un CIALP o un SIALP. El titular de un CIALP puede decidir cambiar a un SIALP o viceversa, pero siempre ha de cancelar el primero o esperar a su vencimiento para hacerlo.

Finalmente, conviene recordar que estas condiciones no implican que el dinero invertido en un plan de ahorro sea irrecuperable durante esos cinco años. La solicitud del capital antes del transcurso del plazo implica simplemente la pérdida de las garantías y beneficios vinculados al mismo. En caso de no poder disfrutar de las ventajas fiscales por no haber respetado este periodo mínimo, deberán declararse los rendimientos en IRPF. Se considerarán rendimientos del capital mobiliario.

En BBVA somos conscientes de la relevancia que el ahorro tiene para nuestros clientes. Por ello, diseñamos productos que no solo facilitan el ahorro de los usuarios, sino que también garantizan la rentabilidad de su inversión. Los planes de ahorro a largo plazo de BBVA son un producto que ofrece numerosas ventajas y garantiza la recuperación de un porcentaje de la inversión, pero también ponemos a disposición de nuestros clientes otras opciones de ahorro e inversión a medida de sus necesidades. Visita bbva.es o cualquier oficina BBVA para conocer los detalles de estos productos e informarte sobre la opción más rentable para ti.

Planes de ahorro a largo plazo, ¿qué son?