> 
 > 
Formas de ahorrar

Distintas formas de ahorrar

Descubre las diferentes opciones con las que puedes ahorrar

Ahorrar debe ser un objetivo prioritario de todos los hogares. La crisis de 2008 hizo patente la importancia de poder contar con un buen colchón para afrontar las situaciones imprevistas o los momentos de incertidumbre económica. Además, está demostrado que, de forma global, el capital acumulado ofrece un rendimiento superior a la tasa de crecimiento económico: el dinero genera más dinero y es importante conocer distintas formas de ahorrar. Las bondades del ahorro a largo plazo compensan con creces el esfuerzo. En este artículo te ofrecemos unos pequeños consejos para reducir tu gasto y recomendaciones para invertir tus ahorros y hacerlos crecer.

Tres consejos para reducir tu gasto y aumentar tu ahorro

El ahorro es algo que comienza en el día a día, y una planificación adecuada unida a pequeños gestos puede suponer una diferencia significativa en el dinero que se ahorra a fin de mes. Sigue leyendo para conocer distintas formas de ahorrar.

  • Establece un presupuesto: lo más importante para comenzar a ahorrar es fijar un presupuesto en el que incluyas tus ingresos y gastos. De este modo, puedes hacer un seguimiento de los movimientos de tu cuenta e identificar en qué apartados puedes aumentar tu ahorro o reducir tu gasto.
  • Fija un objetivo mensual de ahorro: los expertos recomiendan ahorrar al menos el 30% del sueldo. Sabemos que esto no siempre es posible, y que depende en gran parte de las circunstancias personales. Por ello, nuestra recomendación es fijar un objetivo de ahorro realista y que permita cubrir los gastos fijos y necesidades básicas. Además, es importante adaptar el ahorro a nuevas circunstancias. Por ejemplo, es buena idea ahorrar el bonus anual o las pagas extra. También adaptar el esfuerzo de ahorro si se producen incrementos salariales.
  • Ponle nombre a tu objetivo de ahorro: una vez que decidas qué cantidad de tu sueldo puedes ahorrar cada mes, ponle nombre. El nombre puede ser una meta que quieras cumplir una vez alcances el objetivo, como comprar un coche nuevo, pagar la universidad de tus hijos o hacer un viaje familiar. Tener presente este objetivo puede ayudarte a ahorrar. La motivación también hace milagros.

Productos de ahorro e inversión para lograr las metas

Una vez acumulado un cierto capital, es importante invertirlo con prudencia y conocimiento, para conseguir que este genere un rendimiento y no pierda valor en comparación con el coste de la vida. La inflación es el peor enemigo de cualquier ahorrador. Estas son las características de varios productos de inversión que pueden ayudarte a hacer crecer tu dinero:

  • Cuentas bancarias: el producto de ahorro más sencillo es la cuenta de ahorro. En este tipo de cuentas, el cliente deposita una cantidad determinada de dinero que va generando un interés de forma mensual, trimestral o anual. La entidad que ofrece el producto es la que fija el interés y las comisiones que el cliente debe pagar, así que es posible encontrar diferentes condiciones dependiendo del banco al que se acuda. Este producto es uno de los más líquidos y seguros, ya que el titular de la cuenta puede disponer del dinero en el momento que desee y éste está a su vez garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) hasta una cantidad de 100.000 € por titular y entidad.
  • Depósitos bancarios: los depósitos bancarios son otra opción muy parecida a la de las cuentas de ahorro en cuanto a su seguridad, ya que también están garantizados por el FGD. Sin embargo, su liquidez es ligeramente diferente a la de las cuentas de ahorro. Los depósitos se realizan a un plazo determinado, finalizado el cual, la entidad devuelve el principal y los intereses. También es posible percibir los intereses durante la vida del depósito. Tanto los depósitos bancarios como las cuentas de ahorro son opciones que muchos españoles escogen para obtener un rendimiento de sus ahorros porque, a pesar de que ofrecen una rentabilidad menor que otros productos, proporcionan mucha seguridad.
  • Fondos de inversión: otra opción por la que muchos optan a la hora de ahorrar es la de los fondos de inversión. Se trata de Instituciones de Inversión Colectiva, que aglutinan el ahorro de muchos partícipes para invertirlo de forma conjunta. De esta forma, se consiguen economías de escala que permiten alcanzar mercados a costes que de forma individual no sería posible. La gestión queda delegada en los profesionales de la entidad gestora. La rentabilidad y el riesgo de estos productos de inversión depende de las condiciones establecidas por el fondo, pero, en general son una opción de ahorro que permite obtener una mayor rentabilidad que los depósitos o cuentas bancarias. A pesar de no estar garantizados por el FGD, también ofrecen un alto nivel de seguridad, ya que no se encuentran dentro del balance de las entidades de crédito. Esto quiere decir que, si la entidad de crédito quiebra, los fondos no se verán afectados. Se encuentran supervisados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
  • Planes de pensiones: los planes de pensiones son un vehículo de ahorro previsional a largo plazo con un funcionamiento muy similar a los fondos de inversión: los ahorradores realizan aportaciones que a su vez se invierten de forma colectiva. Sin embargo, estos dos productos se diferencian principalmente por su liquidez. Una participación en un fondo de inversión permite disponer del dinero invertido de forma prácticamente inmediata, mientras que una participación en un fondo de pensiones tan solo permite a los ahorradores disponer de su dinero en caso de jubilación, fallecimiento del titular, enfermedad grave o paro de larga duración, entre otros supuestos. Recientemente se ha incrementado la liquidez de estos productos, ya que desde 1 de enero de 2025 se podrán rescatar participaciones con al menos 10 años de antigüedad. Para compensar esta liquidez restringida, las aportaciones están fiscalmente incentivadas, lo que permite reducir la factura de IRPF gracias al ahorro que vayamos depositando en ellos, con unos determinados límites. El objetivo de estos productos es ahorrar a los ciudadanos a generar un ahorro complementario a su pensión cuando se jubilen.

En definitiva, existen numerosas formas de ahorrar: aunque el ahorro empieza en casa, contratar productos de ahorro e inversión es la mejor manera de hacer crecer el excedente de capital. En BBVA sabemos que cada persona tiene necesidades de ahorro diferentes, y por eso ofrecemos a nuestros clientes una gran variedad de opciones, desde cuentas hasta depósitos bancarios, así como fondos de inversión o planes de pensiones. Visita bbva.es o acércate a cualquiera de nuestras sucursales para obtener toda la información que necesites sobre nuestros productos.

Distintas formas de ahorrar