> 
 > 
Ciclo de vida

El ciclo de vida se incorpora en la gama BBVA Mi objetivo

Descubre todas las características de estos fondos de inversión con ciclo de vida implementado

La gama de fondos de inversión de ciclo de vida BBVA Mi Objetivo busca adaptarse a distintos horizontes temporales, normalmente ligados a un hito vital, una necesidad o un objetivo de ahorro concreto. Los fondos de inversión de ciclo de vida de esta gama tienen tres horizontes temporales: 2021, 2026 y 2031. En los tres casos, la inversión es global y diversificada, combinando distintas clases de activos financieros y adaptándose a las condiciones del mercado y, sobre todo, a su horizonte temporal definido. Así, conforme se acerca la fecha fijada, la exposición a activos de más riesgo y con mayores posibilidades de rentabilidad va decreciendo, al tiempo que ganan peso en la cartera activos más conservadores y que ofrecen más seguridad a los rendimientos que se esperan obtener. Así, en los tres casos cuando se alcanza la fecha fijada, el volumen máximo que invertirán en renta variable será el 10 % del total. Esta gama se beneficia de las ventajas fiscales de los fondos de inversión.

Imagen

Los tres fondos de la gama

  • BBVA Mi Objetivo 2021, FI. El máximo que invertirá inicialmente en activos financieros de renta variable será del 30 % (principalmente de mercados desarrollados). Su exposición a mercados emergentes será, cómo máximo, del 10 % del total de los activos. Dentro de la escala de riesgo, BBVA Mi Objetivo 2021 se sitúa actualmente en un nivel 2 de 7 (considerado riesgo bajo-medio).
  • BBVA Mi Objetivo 2026 FI: En el caso de este fondo de ciclo de vida, los activos de renta variable pueden alcanzar la mitad de la cartera al inicio de la inversión. La inversión en mercados emergentes puede ser, cómo máximo, del 15 %. Dentro de la escala de riesgo, BBVA Mi Objetivo 2026 se sitúa actualmente en un nivel 3 de 7 (considerado riesgo bajo-medio).
  • BBVA Mi Objetivo 2031 FI: La exposición inicial a bolsa puede alcanzar un máximo del 70 %, mientras que la exposición a mercados emergentes se situará en un 20 % como tope máximo. Dentro de la escala de riesgo, BBVA Mi Objetivo 2031 se sitúa actualmente en un nivel 4 de 7 (considerado riesgo medio).

En los tres casos, la parte de la cartera que no esté invertida en renta variable se destinará principalmente a renta fija, tanto pública como privada. Como mínimo el 90% tendrá calidad crediticia media o alta y, en todo caso, no inferior a la del Reino de España. Es decir, un máximo de 10% podría estar invertido en emisores de calidad inferior, sin calificación o de países emergentes.

Por su carácter global podrá tener la cartera invertida en divisas distintas del euro.

La inversión mínima inicial en todos estos fondos de ciclo de vida es de treinta euros. Por su filosofía, orientada al ahorro que busca conseguir un objetivo concreto, una forma adecuada de invertir en ellos es mediante aportaciones periódicas.

La inversión en los fondos de la gama BBVA Mi Objetivo puede ser liquidada en cualquier momento, dado que no tienen comisión de reembolso.

¿Qué son los fondos de ciclo de vida?

También conocidos como fondos con fecha objetivo, los fondos de ciclo de vida se gestionan en función de un horizonte temporal prefijado, para que al inversor le resulte más fácil cumplir el objetivo de ahorro que se marcó. Por ello, en los primeros compases de la inversión tendrán mayor exposición en activos de riesgo como la renta variable, en busca de una mayor rentabilidad. Y, a medida que se acerca el final del plazo de inversión se va reduciendo progresivamente el riesgo con inversiones en renta fija (por ejemplo, bonos) y liquidez, en busca de preservar los ahorros obtenidos.

El ciclo de vida se incorpora en la gama BBVA Mi objetivo