> 
 > 
Franquiciar negocio

Por qué franquiciar un negocio

Claves para decidir si merece la pena franquiciar un negocio

Como sistema de comercio asociado, la franquicia se ve hoy como la solución ideal para la renovación del comercio actual, toda vez que plantea una evolución hacia la especialización y calidad de gestión del pequeño comercio. Sin embargo no todas las empresas se pueden franquiciar.

Para poder franquiciar un negocio es necesario analizar la viabilidad del modelo siguiendo las siguientes condiciones:

  • Que sea una empresa rentable y saneada.
  • Que desarrolla una actividad suficientemente contrastada, es decir que lleve unos años en el mercado funcionando correctamente.
  • Que cuenta con un buen posicionamiento en el entorno en el que interviene.
  • Que optimizará, así, su proceso de expansión frente a un crecimiento sucursalista.
Imagen

¿Por qué las empresas deciden franquiciar?

Son muchos los motivos que resumiremos en los siguientes:

  • Por economías de crecimiento: El franquiciado acomete directamente las inversiones y gastos inherentes a la apertura del establecimiento y los costes no serán soportados por la propia empresa.
  • Por evitar excesos de estructuración: A diferencia de una expansión propia en la que se exigirá un incremento de plantilla y en definitiva un espectacular aumento de los costes de personal, la franquicia permite que la expansión se produzca con personal ajeno.
  • Por rentabilización: Hay mayor motivación por el éxito y buena marcha del negocio cuando se realiza la expansión en franquicia.
  • Por rapidez y amplitud de crecimiento: La expansión no está condicionada por la disponibilidad de recursos financieros y humanos por lo que es posible conseguir una rápida expansión y un efecto multiplicador que fortalecerá la presencia de la marca en los diversos mercados.
  • Por facilidad de control: El incentivo del franquiciado para la consecución del éxito y resultados de su propio negocio, facilitará al franquiciador el control de la gestión.
  • Por economías de escala en la gestión: La mayor rapidez de expansión conllevará el acceso a mayores economías de escala que permitirán una mejor planificación de las funciones de aprovisionamiento.
  • Por facilidad de difusión de marca: Los esfuerzos de marketing se rentabilizan al realizar los franquiciados aportaciones a fondos publicitarios con independencia de la promoción que tengan que realizar a nivel local.
  • Por influencia en el entorno empresarial:
    • Ante clientes: Ventajas ante una red tradicional de distribución - reducción de intermediarios, mayores opciones de control, agilidad de decisión, minoración de devoluciones de stocks…
    • Ante proveedores: Involucración en el desarrollo del proyecto de franquicia.
    • Ante competidores: Liderazgo por iniciativa de cobertura del mercado.

Por qué franquiciar un negocio