> 
 > 
Cuentas infantiles

Cuándo abrir y cómo utilizar las cuentas infantiles o de menores

Un menor puede tener una cuenta bancaria, pero hay que seguir unas pautas para su tramitación y uso

Aunque en la mayoría de ocasiones relacionamos el concepto de cuenta bancaria con personas adultas que buscan rentabilidad, ahorros o solicitar una hipoteca, un menor de edad también puede disponer de este producto. Es, de hecho, muy común que esto suceda cuando nace un niño y es deseo de sus padres o familiares cercanos (abuelos, tíos, amigos, padrinos…) garantizarle unos ahorros desde el primer día. Estas son las llamadas cuentas infantiles, pero ¿cuál es el mejor momento para abrirlas y cómo utilizarlas? Descubre las claves en las siguientes líneas y aprende su funcionamiento.

¿Cuándo y cómo abrir una cuenta infantil o de menores?

El mejor momento para abrir cuentas infantiles es relativo y depende de las circunstancias, aunque es cierto que, como se mencionaba previamente, un buen momento puede ser el nacimiento del niño. De esta forma, se empieza a invertir en su futuro. Sin embargo, también se pueden abrir posteriormente, cuando el niño es algo más mayor, y utilizarlas para fomentar así el hábito del ahorro y la importancia de esta costumbre.

Sobre lo que no hay duda es sobre los requisitos necesarios para su apertura. Si el titular de la cuenta es menor, debe contar con un representante legal. El representante legal del menor generalmente es su tutor legal, generalmente el padre o la madre, acreditándolo mediante el libro de familia, pero podría ser otra persona quien ostentara la representación legal del menor si lo acredita con sentencia judicial o cualquier otro documento que acredite la tutela del menor.

Para la apertura de una cuenta infantil es imprescindible que el menor tenga DNI o, en su defecto, que cuente con un NIF provisional que proporcione la Agencia Tributaria.

Lo que debes tener muy en cuenta sobre la utilización de las cuentas infantiles

Una vez que la cuenta está abierta, hay que seguir una serie de pautas de la máxima importancia a la hora de gestionarla. La primera de ellas es que si la cuenta es para el menor, no debe utilizarse para asuntos propios del representante legal. De hacerlo, tal conducta puede incluso acarrear consecuencias judiciales.

Asimismo, muchas veces se comete un error evitable: pese a que los padres actúen como representantes legales, si el niño es el titular y los fondos son para él, solo él debe ser el titular. De lo contrario, pueden generarse malentendidos fiscales o incluso hereditarios si el progenitor fallece.

Dependiendo de la modalidad de cuentas infantiles, puede haber una tarjeta asociada o no. Está no será de crédito, sino de débito o prepago. El representante legal tendrá que autorizar y confirmar operaciones con la cuenta que realice el menor para que sean aceptadas.

Consejos para abrir y usar una cuenta infantil

Es cierto que las recomendaciones pueden ser numerosas, pero destacan estos tres consejos que te ayudarán con la apertura y también con la gestión de la cuenta:

  • Busca, compara y elige: es algo que siempre debemos hacer al contratar cualquier producto, y este no es una excepción. Valora la mejor opción en función de la edad del niño, del uso que se vaya a hacer de la cuenta o de si se pretende dejar el dinero a largo plazo para generar cierta rentabilidad.
  • Tarjeta de débito con límites: puede ser una idea excelente para que el menor aprenda a ser responsable y desarrollar el valor de la autonomía. Eso sí, esto estará directamente relacionado con la edad del menor y con la decisión de los padres. En BBVA se puede contratar una tarjeta de crédito desde los doce años de edad, siempre con un representante mayor de edad.
  • Lee bien las condiciones: como en todo producto, es vital para evitar sorpresas inesperadas. Asegúrate de que no haya cláusulas confusas o especiales y de que, si no lo deseas, tampoco existan otros productos o tarjetas asociadas.

Lo cierto es que las cuentas infantiles ofrecen ventajas interesantes. Por ejemplo, no suelen cobrarse comisiones por administración o mantenimiento ni tampoco por realizar traspasos de dinero desde la cuenta de los padres. Además, también es habitual que, al abrirla, se ofrezcan regalos para el niño, como juguetes o artículos pensados para él.

Cuándo abrir y cómo utilizar las cuentas infantiles o de menores

Productos

Descubre el catálogo de cuentas de BBVA

Cuenta Va Contigo

Una cuenta para tu día a día sin comisiones y con la ayuda de tu propio gestor personal.

Ventajas de tu Cuenta Va Contigo

La Cuenta Va Contigo es la cuenta que te ayuda en tu día a día y en las decisiones importantes.

Cuenta de Pago Básica

Es una cuenta básica, denominada en euros, que se pone a disposición de clientes personas físicas, mayores de edad, para uso particular.

Mi Segunda Cuenta

Si tienes una Cuenta Va Contigo y necesitas una segunda cuenta para compartir tus gastos o para tus compras... ¡Esta es la tuya!

Cuenta Online Go

Cuenta de ahorro sin comisiones ni condiciones que te ayuda a conseguir los objetivos de ahorro que te propongas.

Cuenta Blue

Si tienes entre 18 y 29 años y buscas una cuenta joven, esta es tu cuenta sin comisiones.

Cuenta Metas BBVA

Cuenta de ahorro sin comisiones ni condiciones que te ayuda a conseguir los objetivos de ahorro que te propongas.

¿Cómo hacer envíos de dinero?

Envía dinero a tu país de forma rápida y segura.

Herramientas

Ponemos a tu alcance las mejores herramientas para tus operaciones bancarias del día a día