Cómo realizar el cambio de una hipoteca variable a fija

Te contamos qué opciones hay para pasar de una hipoteca variable a fija
En la decisión de cambiar de un préstamo hipotecario de tipo variable a uno de tipo fijo conviene conocer una serie de aspectos.
¿Hipoteca fija o hipoteca variable?
Haz tu estudio personalizado en nuestro simulador de Hipotecas BBVA

Tipos de préstamos hipotecarios en función del interés:

- Préstamos a tipo variable: en los préstamos hipotecarios a tipo variable, éste se compone de un índice de referencia (lo más habitual es el Euribor) más un diferencial que es fijo. La cuota a pagar variará en cada revisión en función de los cambios del Euribor.

- Préstamos a tipo fijo: en los préstamos hipotecarios a tipo fijo se paga la misma cuota durante toda la vida del préstamo.

- Préstamos a tipo mixto: en estos préstamos se aplica un tipo fijo durante los primeros años de vida del préstamo, un periodo que suele ir de los 5 a los 10 años, y durante el resto de plazo se aplica un interés variable, cuyo índice de referencia suele ser el Euribor.

cambiar hipoteca variable a fija

Es habitual que las hipotecas fijas presenten un tipo de interés mayor que el de una hipoteca variable, a cambio de ofrecer la tranquilidad de pagar siempre la misma cuota. Aunque, inicialmente las hipotecas a tipo variable suelan tener un tipo de interés inferior, éste podrá subir o bajar con los cambios del índice de referencia (el más común es el euríbor).

En cuanto al periodo de amortización, apenas existen diferencias entre los distintos tipos de préstamos hipotecarios y la mayoría de ellas contemplan un plazo de 20 a 30 años.

¿Necesitas una hipoteca?
Utiliza nuestro simulador de hipotecas BBVA y haz tu estudio personalizado

Pasos para realizar el cambio

Existen dos formas de pasar de un préstamo hipotecario de tipo variable a uno de tipo fijo, por novación de la hipoteca y por subrogación.

Con la novación se cambian las condiciones que anteriormente teníamos contratadas con nuestro banco. Generalmente suelen afectar al tipo de interés, ampliar la cantidad del préstamo o el periodo de amortización. Si queremos pasar nuestro préstamo hipotecario de tipo variable a tipo fijo y deseamos continuar con nuestra entidad bancaria deberemos solicitar una novación de dicho préstamo hipotecario.

Hay que tener en cuenta que ello implica el pago de una comisión máxima del 0,15 % durante los 3 primeros años de contrato. A partir del cuarto año ya no habrá que pagar ninguna.

La alternativa a la novación del préstamo hipotecario es cambiar de entidad bancaria, lo que se conoce como subrogación entre entidades. Este cambio suele conllevar la modificación en algunas de las condiciones de su préstamo como, precisamente, el tipo de interés al que se está sujeto.

También podría interesarte