Cómo realizar el cambio de una hipoteca variable a fija

Te contamos qué opciones hay para pasar de una hipoteca variable a fija

Para realizar el cambio de una hipoteca variable a una hipoteca fija conviene conocer una serie de aspectos.

El primero es, precisamente, la tipología del préstamo hipotecario (en función del tipo de interés). Son 2 las que pueden encontrarse:

- Préstamos a tipo variable: en los préstamos hipotecarios a tipo variable, éste se compone de un índice de referencia (el más habitual es el euribor) más un diferencial cuyo valor es fijo. La cuota a pagar variará en cada revisión en función de los cambios del Euribor.

Préstamos a tipo fijo: se paga la misma cuota durante toda la vida del préstamo.

¿Hipoteca fija o hipoteca variable?
Haz tu estudio personalizado en nuestro simulador de Hipotecas BBVA

En segundo lugar, a la hora de cambiar de una hipoteca variable a una fija se debe tener en cuenta que el tipo de interés de la segunda es mayor que el de la primera. A cambio, ofrece la tranquilidad de pagar siempre la misma cuota

Puede llegar a suceder que, aunque el tipo de interés de las hipotecas a tipo variable sea inferior, haciendo que la cuota mensual también lo sea, éste podrá subir o bajar con los cambios del índice de referencia, pudiendo situar el valor de dicha mensualidad por encima de la obtenida con la hipoteca fija.

En tercer lugar, cambiar de una hipoteca de variable a una fija conlleva revisar el periodo de amortización que ambas permiten. En este punto en concreto, apenas existen diferencias entre ambos tipos de préstamo hipotecario y la mayoría de ellas contemplan un plazo de 20 a 30 años.

cambiar hipoteca variable a fija

Pasos para realizar el cambio de una hipoteca variable a una fija

Existen dos formas de cambiar de una hipoteca de tipo variable a una de tipo fijo: por novación de la hipoteca y por subrogación.

Novación

Al realizar el cambio de hipoteca utilizando esta vía, se modifican las condiciones que anteriormente teníamos contratadas con nuestro banco. Esto suele afectar, generalmente, a:

- El tipo de interés.

- La cantidad del préstamo (suele ampliarse). 

- El periodo de amortización. 

Así, si queremos realizar un cambio de hipoteca, de variable a fijo, con nuestra entidad bancaria, hemos de solicitar una novación de dicho préstamo hipotecario.

Subrogación

La alternativa a la novación, y si el objetivo no es otro que cambiar de banco la hipoteca, es la subrogación entre entidades. Este cambio de la hipoteca a otro banco suele conllevar la modificación en algunas de las condiciones del préstamo como, por ejemplo, el tipo de interés al que se está sujeto.

¿Necesitas una hipoteca?
Utiliza nuestro simulador de hipotecas BBVA y haz tu estudio personalizado

¿Buscas una hipoteca para tu vivienda?

Si en lugar de cambiar tu hipoteca de variable a fija, lo que buscas es solicitar un nuevo préstamo hipotecario, desde BBVA ponemos a tu disposición nuestra Hipoteca Fija, cuyas condiciones puedes consultar en bbva.es y en la app de BBVA.

También podría interesarte